Actualidad

La mayoría de los coches revendidos en España tienen más de 10 años

/COMUNICAE/

Está claro que una de las consecuencias de la crisis económica es que las personas cada vez buscan más vías de mejora de su situación económica. Una de ellas, es acudir el mercado de segunda mano a vender las cosas que, aún siendo servibles, ya no utilizan. Es el caso de los coches

Está claro que una de las consecuencias de la crisis económica es que las personas cada vez buscan más vías de mejora de su situación económica. Una de ellas, es acudir el mercado de segunda mano a vender las cosas que, aún siendo servibles, ya no utilizan. Es el caso de los coches.

Un claro ejemplo de que el mercado de segunda mano vive uno de sus mejores momentos es el número creciente de personas que se deciden a vender sus coches contando con los servicios de una gestoría de transferencia de vehículos. En este mercado se da una situación curiosa: la mayoría de los coches que se compran y se venden tienen más de 10 años de antigüedad. Sólo durante el mes de mayo se vendieron en España un total de 167.224 turismos, un 17% más que en el mismo mes de 2016. Un incremento muy superior al que se ha vivido en el mercado de venta de coches nuevos. Según datos de la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove), el mes pasado casi el 60% de los coches de segunda mano vendidos con la intermediación de profesionales como los de Gestoria L. Estébanez superaban los 10 años.

De todos modos, la mayor subida de ventas, un 27% se registró en los modelos de entre 0 y 5 años. Los vehículos kilómetro cero adquiridos por los propios concesionarios tienen cada vez más peso. En el caso de los coches de entre 0 y 10 años, el 79% tienen su origen en empresas como concesionarios o empresas de renting. En cambio, en lo relativo a los modelos de más de 10 años, la compra-venta entre particulares representa el 65% del total de vehículos que se revenden en el mercado. En la mayoría de los casos las ventas son realizadas por personas que no son profesionales. Dicho de otro modo, se dedican a la reventa de turismos sin garantías e incumpliendo con obligaciones legales o fiscales. Muchos de estos vehículos no han pasado la ITV o tienen multas pendientes. Desde las gestorías especializadas en la transferencia de vehículos insisten en que muchos de estos coches tampoco pasan los controles necesarios en materia de emisiones contaminantes o seguridad vial. Recuerdan que la opción más recomendable siempre será comprar o vender un coche usado a través de un profesional enmarcado dentro de un concesionario. No sólo para evitar problemas con las autoridades, sino para no adquirir un coche que no reúna las condiciones mecánicas o de seguridad necesarias.

Fuente Comunicae

Ad