Actualidad

La noche más feliz de Messi con la albiceleste

“Salió perfecto”, resumió Lionel Messi la gran noche que vivió en Quito con la victoria por 3-1 sobre Ecuador que le abrió nuevamente el horizonte a su gran ilusión: volver a jugar un Mundial y ganarlo

Cecilia Caminos

Messi fue el protagonista de una noche épica que alimentó aún más su leyenda como el mejor jugador del mundo. Ecuador, pese a estar eliminado, se rindió a sus pies. El estadio estalló cuando el locutor lo nombró y no fueron sólo los pocos miles de argentinos que viajaron hasta la altura de Quito para alentarlo.

“Después de esto la selección va a crecer, va a ser otra. Es una liberación estar adentro y este grupo va a sacar cosas muy positivas de todo esto”, subrayó el capitán albiceleste y estrella del Barcelona.

Messi apostó hoy a todo o nada. Quedar afuera del Mundial podría haber tenido consecuencias inimaginables para la selección y el fútbol nacional. “Hubiera sido una locura”, reconoció hoy el crack, que admitió también que tuvo “miedo”. El delantero ya había renunciado una vez a la camiseta celeste y blanca, golpeado el año pasado por la crisis en el fútbol argentino y las tres finales perdidas en el Mundial de Brasil 2014 y las Copas América 2015 y 2016.

“Sabíamos que para muchos se podía terminar la historia”, advirtió luego su compañero Javier Mascherano.

El partido empezó mal, con un tempranero gol de Ecuador en el primer minuto de juego que cayó como un balde de agua fría. “Se me pasaron un montón de cosas por la cabeza, fue un golpe durísimo empezar así”, recordó Messi, ganador de cinco Balones de Oro.

Pero la historia fue otra gracias a su maestría y los goles que tanto habían tardado en volver en medio de una sequía que preocupaba a todo el país.

El delantero, de 30 años, se puso el equipo al hombro, volvió a armar una gran sociedad con Ángel Di María -muy cuestionado en la previa del partido- y anotó tres goles magistrales.

Atrás quedó una eliminatoria muy complicada, con tres técnicos distintos y con derrotas o empates que decepcionaron hasta a sus propios protagonistas. “Nos fuimos metiendo solos en este lío”, reconoció Messi.

“Messi no le debe un Mundial a Argentina, el fútbol le debe un Mundial a Messi”, resumió el seleccionador argentino, Jorge Sampaoli.

“Es el mejor jugador de la historia y realmente me emocionó mucho poder estar en un grupo que dio un paso de cara a un nuevo campeonato del Mundo”, destacó Sampaoli.

El entrenador reconoció que Messi solo no podrá ganar su tan deseado trofeo. “Seguramente va a haber un montón de correcciones de cara al futuro. Tenemos que armar un grupo muy fuerte”, afirmó.

Pero hasta entonces, Messi podrá disfrutar de su noche soñada con la albiceleste.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado


*