Al menos 120 personas resultaron heridas y 52 fallecieron tras el bombardeo en un campo de desplazados en Rann

«Este ataque a gran escala contra personas vulnerables que ya han huido de la violencia extrema es alarmante e inaceptable», asegura el doctor Jean-Clément Cabrol, director de Operaciones de Médicos Sin Fronteras. «La seguridad de los civiles debe respetarse. Hacemos un llamamiento urgente a todas las partes para que faciliten las evacuaciones médicas de los supervivientes que necesitan atención de emergencia por vía aérea o por carretera».

En el ataque del martes, más de 50 personas murieron y 120 resultaron heridas. Condenan enérgicamente este bombardeo aéreo a civiles a cargo del Ejército de Nigeria.

Según los últimos datos de los que disponen, ningún miembro del personal resultó herido o murió en el ataque.

Médicos Sin Fronteras ha recibido la triste noticia de que tres empleados de una firma de Camerún contratada por la organización para prestar servicios de agua y saneamiento en el campo perdieron la vida durante el ataque. Expresan sus más profundas condolencias hacia sus familias. Hacen todo lo posible para apoyarlos en estos tiempos difíciles. Han trabajado estrechamente con ellos en el pasado en Nigeria y muchos de los equipos los conocían bien. No somos capaces de entender lo que ha sucedido.

Información por aclarar

Un día después del ataque, la información aún no está clara y  trabajan para recopilar todos los datos posibles. En el momento del ataque, los equipos de MSF vacunaban a los niños contra el sarampión y evaluaban su estado nutricional. También realizaban consultas generales de salud.

Ahora mismo, nuestros equipos proporcionan primeros auxilios a los 120 pacientes heridos en sus instalaciones de Rann. Además, nuestros expertos médicos y quirúrgicos se están preparando para tratar a los pacientes evacuados.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.