Apartan del juicio a uno de los siete acusados de desórdenes en la investidura fallida de Puigdemont

La Audiencia de Barcelona acepta que mossos sean acusación particular tras retirarse la Generalitat

BARCELONA, 22 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Barcelona ha dejado fuera del juicio a uno de los 7 acusados de presuntos desórdenes, atentado y lesiones a mossos durante la protesta por la investidura fallida del expresidente del Govern Carles Puigdemont, el 30 de enero de 2018, cuando manifestantes entraron en el Parc de la Ciutadella pese a estar cerrado.

En la primera jornada del juicio, este martes en la sección 5 de la Audiencia de Barcelona, el tribunal ha aceptado la petición de la defensa para anular la causa para este acusado porque la investigación contra él se hizo separada de la del resto.

El primer día de juicio –que durará tres jornadas más– ha estado marcado por las cuestiones previas, entre las que el tribunal tenía que dirimir si los agentes de Mossos d’Esquadra que han denunciado lesiones podían ejercer de acusación particular a título personal.

Al inicio del procedimiento los agentes estaban representados por la acusación particular de la Generalitat, pero hace un año la representación legal de la administración anunció que se retiraba de la causa por orden de la Conselleria de Interior, que pidió a los servicios jurídicos personarse solo en representación de mossos que denunciaran lesiones.

El abogado de la Generalitat argumentó entonces: «El criterio determinante de nuestra actuación era la existencia de lesiones y en este momento no se puede determinar su autoría».

Los mossos denunciantes pidieron quedarse en la causa como acusación tras la marcha de la Generalitat y las defensas de los 7 acusados se opusieron, pero el tribunal ha aceptado que sigan personados el resto del juicio.

COSTA PIDIÓ NO DISOLVER LA PROTESTA

Este martes también han declarado como testigos 5 de los mossos que participaron en el dispositivo en la Ciutadella: han explicado cómo presenciaron los altercados cuando los manifestantes abrieron las puertas del recinto, y uno de ellos ha relatado que sufrió un golpe mientras estaba en el cordón policial.

El jefe del dispositivo ha explicado que el entonces vicepresidente del Parlament Josep Costa pidió hablar con él como responsable: le dijo que, en ausencia del presidente, era la máxima autoridad de la Cámara y le pidió que no disolviera la protesta porque no la consideraba una amenaza.

Ha explicado que ese día hubo 23 policías heridos y que no disolvieron a los manifestantes (ha detallado que ya lo tenía previsto así al margen de la petición de Costa) pero les iban «invitando a marcharse», y que detuvieron a dos personas que saltaron la valla del parque cuando ya habían vuelto a cerrar las puertas.

El responsable del dispositivo ha explicado que contaba con 50 unidades de orden público desplegadas en la zona y que en el lugar había «muchas personas de buena fe, también personas que habían pasado por encima de los policías, pero la inmensa mayoría eran gente pacífica».

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.