Arturo San Agustín novela el universo de Sophia Loren

Recrea la vida y la época de la actriz para «agradecer públicamente su existencia»

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS)

El escritor Arturo San Agustín ha publicado la novela ‘La pamela roja de Sophia’ (editada por Catedral), en la que homenajea a la actriz Sophia Loren por su cine y también por su personalidad y por su vida, llena de éxitos pero también de obstáculos.

«Es muy inteligente, supo lo que es el hambre, sufrió a un padre poco digno de ella y se mantuvo al margen de las veleidades cinematográficas» que acaban con muchos artistas, ha explicado San Agustín a Europa Press.

El autor también considera que «siempre ha sabido estar en su sitio, firme», y destaca los problemas que tuvo con el Vaticano por su relación con el cineasta Carlo Ponti: fue acusado de bígamo cuando el divorcio no existía en Italia, por lo que ‘L’Osservatore Romano’ les reprendió constantemente.

Además, cree que «nadie ha expresado mejor en el cine el horror de la guerra y de la violación fememina como ella» en la película ‘La ciociara’ (Vittorio De Sica, 1957), que en España se estrenó como ‘Dos mujeres’.

REALIDAD Y FICCIÓN

El texto recrea «el universo de Sophia Loren, su circunstancia personal y su tiempo, respetando la realidad relativa a ella»: por eso, las referencias a la vida y a las películas de la actriz son reales, mientras que el ambiente que la rodea es novelado, aunque se basa en la realidad.

«Todos los personajes excepto ella son ficticios, pero cada uno está hecho de muchas personas que he conocido» en Roma, como artistas, cardenales, diseñadores de moda, galeristas, artistas y gente de cine.

Mezclando así realidad y ficción, el escritor ha justificado el libro: «Quiero agradecer públicamente su existencia, porque ella, como Marcello Mastroianni, me ha hecho muy feliz a través de sus películas».

«NADA ES CASUAL»

El origen del libro demuestra que «nada es casual», según el escritor: está en una conversación con su amigo y sobrino del actor, el periodista Bruno Mastroianni, al que comentó la posibilidad de escribir una novela sobre su tío.

Bruno le sugirió también a Sophia Loren, y eso recordó al autor lo importante que fue en su adolescencia, porque en el colegio le reprendieron dos veces a causa de ella: primero, un profesor le sorprendió con una foto de la actriz y se la rompió, por lo que el niño San Agustín le dio un puñetazo.

Eso provocó un cambio de colegio, donde un sacerdote le volvió a descubrir en clase con otra imagen de la Loren y le castigó una hora ante la pizarra mirando la foto.

El cine italiano fue importante para San Agustín en su juventud, y así se refleja en la novela, donde también se ve su conocimiento de Roma: visita desde hace muchos años la capital, que se convirtió en su ciudad favorita cuando la conoció profundamente junto a un cardenal influyente en su época; desde entonces, viaja varias veces al año.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.