Auditorías acústicas, la protección contra el ruido de la ciudadanía

Durante estos meses en los que buena parte de los españoles han desarrollado su actividad laboral desde casa, intentando llevar a cabo eso que llaman conciliación y que en teoría permite el desarrollo de la vida personal y profesional a partes iguales, aumentaron, y mucho, las llamadas y quejas a las autoridades a causa de los ruidos que producían algunas personas en sus viviendas.

Y es que, pese a que el confinamiento fue obligado para todos, lo cierto es que no todas las personas lo llevaron del mismo modo y, mientras que muchos se vieron afectados por ERTES que les permitían disponer de las 24 horas del día para cuidar de sus pequeños e intentar divertirse, otros pasaban largas horas intentando encontrar un lugar en el que poder concentrarse para desempeñar su trabajo, algo complicado cuando lo que suena constantemente son canciones infantiles.

Sin embargo, la mayoría de esas llamadas a las autoridades para que comprobaran el nivel de ruido quedaron en nada, dado que no es tan sencillo superar los niveles permitidos. Por el contrario, en el caso de industrias y negocios, en lo que a ruido se refiere, deben someterse a auditorías acústicas.

Pero, ¿sabes qué es una auditoría acústica y en qué consiste? ¿Quién está obligado a realizarla?

Las auditorías acústicas tienen como fin estudiar y limitar, en caso necesario, las emisiones de sonido producidas por un local o instalación potencialmente ruidoso que puedan afectar tanto a los usuarios como a las personas que se hallen en su entorno.

Dicho de otro modo, la realización de una auditoría acústica y la expedición del correspondiente certificado al haberla superado garantiza la protección de las personas frente al ruido, evitando molestias y enfermedades derivadas de la exposición al ruido.

Están obligados a realizar una auditoría acústica todas las actividades comerciales, industriales y de servicios sujetas a autorización ambiental integrada, comunicación ambiental o licencia ambiental, de conformidad con lo previsto por la normativa vigente, e independientemente de que se trate de actividades públicas o privadas.

Resumiendo, las auditorías acústicas tienen como fin proteger a la ciudadanía de las incomodidades que el ruido de determinadas actividades pueda causarles.

<

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.