Avales bancarios, por Consorcio Europeo de Avales

La utilización de los avales bancarios es una práctica muy común. Los autónomos, pymes o grandes empresas que trabajan con la Administración Pública ya están habituados a trabajar con ellos. Sin embargo, en las operaciones entre empresas privadas cada vez es más frecuente utilizarlo, por ejemplo, para contratos de mantenimiento, obras de ingeniería, alquiler, suministro de materiales, etc. Por ello, es importante conocer qué es, los tipos que existen y cómo funciona un aval o garantía bancarios.

Un aval bancario es un compromiso de pago en favor de un tercero, que asegura el cumplimiento de una determinada obligación en caso de no cumplir el cliente/prestatario. La entidad bancaria o avalista, adquiere esta responsabilidad de pago ante un tercero o beneficiario, en el supuesto de que su cliente o deudor principal no cumpla con determinadas prerrogativas reflejadas en el aval.

Se podría decir que funciona como un seguro, ya que es el documento por la que una entidad financiera garantiza el cumplimiento de las obligaciones contraídas ante un tercero.

Tipos de entidades avalistas

Las más frecuentes son:

Entidades bancarias, empresas de crédito/caución (seguros de caución, y sociedades de garantía recíprocas, SGR) y seguros de caución.

Banco local (entidad local que se encarga de emitir una contragarantía en el caso de que el aval sea para la exportación).

Dependiendo de la finalidad del aval existen distintos tipos:

Por un lado, la de garantizar un préstamo, que de otra forma no podría ser otorgado por falta de bienes o dinero con el que responder por parte del avalado. También se usa para avalar a empresas frente a terceros. Además, como se ha indicado al principio, estos avales son cada vez son más frecuentes en los contratos

Crédito documentario: son los avales internacionales que se solicitan en operaciones de importaciones y exportaciones. La entidad financiera se hace cargo de un pago cuando se cumplen las condiciones exigidas por parte del exportador.

Los más usuales son los avales técnicos (el banco o la entidad avalista) responde en caso de incumplimiento de los compromisos que tiene su cliente por su participación en concursos, subastas, licitaciones, ejecuciones de obras o contratos de suministro, por lo general ante un organismo público.

Avales económicos (la entidad de crédito avala a su cliente en operaciones por las que está obligado a pagar una determinada cantidad en un plazo previamente fijado). 

Dentro de los avales económicos hay:

Avales financieros: garantizan el pago de obligaciones financieras adquiridas.

Avales comerciales: garantizan el pago de obligaciones de naturaleza comercial.

El aval puede pactarse por un plazo determinado o indeterminado. Así, los hay sin vencimiento, con vencimiento y provisionales.

Cómo solicitar un aval bancario

Para ello, es imprescindible que se tenga aprobada una línea de descuento de avales, o si no se tiene línea de descuento, que el banco dé el riesgo correspondiente al importe solicitado.

La entidad avalista se llevará una comisión por formalizar el contrato y mantener el aval.

Por último, queda centrarse en el tipo de aval, duración, importe máximo a pagar, requerimientos del pago, obligaciones objeto del aval y datos del ordenante. Tras estos pasos, la entidad bancaria emitirá el aval o garantía, y posteriormente entregará el aval al beneficiario.

En el caso de que el aval sea internacional o para la exportación, la entidad avalista, buscará un banco local (en el país en cuestión) para que emita la correspondiente contragarantía y entregársela al beneficiario.

Aval bancario: proceso solicitud aval bancario, nacional e internacional

Una vez aquí, hay que solicitar la apertura de una línea de avales, para su concesión por parte de la entidad financiera. Para lo cual, la entidad tendrá en cuenta el riesgo bancario. Las personas analizarán todos los costes, tanto de solicitud del aval, estudio y de mantenimiento. 

En Consorcio Europeo de Avales trabajan con una metodología única y un software propio para ayudar al cliente en la gestión integral de todo el proceso, tanto de avales públicos, privados, nacionales e internacionales.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.