Baleira (Lugo) expresa su «rabia» e «indignación» ante los abusos sufridos por una niña por parte de sus hermanos

O CÁDAVO (LUGO), 21 (EUROPA PRESS)

Más de un centenar de personas han manifestado este sábado su repulsa por el caso de una niña de Baleira (Lugo) que sufrió entre los 7 y los 13 años abusos sexuales por parte de sus hermanos, condenados esta semana junto a la mujer de uno de ellos tras aceptar un acuerdo de conformidad que les impone una pena de tres años de cárcel.

La concentración ha tenido lugar a las 12,00 horas de este sábado frente a la sede del ayuntamiento lugués de Baleira, situado en la localidad de O Cádavo.

A ella se han acercado residentes en Baleira pero también de otras zonas de los alrededores para expresar su «rabia» e «indignación» ante unos hechos que eran «totalmente desconocidos» para los vecinos, según ha manifestado en declaraciones a Europa Press el regidor del municipio, Ángel Martínez.

Al término de la concentración, convocada por todas las fuerzas con presencia en la corporación de Baleira y que ha transcurrido en silencio, se ha procedido a la lectura de un manifiesto en el que se ha reclamado «justicia» para esta menor, que llegó a quedarse embarazada como consecuencia de los abusos continaudos a los que fue sometido por sus hermanos y en los que también participó su cuñada.

«Lo que queremos es que nada de esto se vuelva a repetir», ha incidido Ángel Martínez, que ha reiterado que la ciudadanía de Baleira todavía en permanece «en estado de shock» ante un caso del que «se tuvo conocimiento por lo publicado en la prensa».

JUICIO EL MARTES

El pasado martes tuvo lugar la vista judicial por este caso en la Audiencia Provincial de Lugo, donde los acusados, dos hombres y una mujer, aceptaron tres años de prisión por abusar sexualmente de manera continuada de una niña, hermana de ella, desde los 7 a los 13 años.

Los acusados han reconocido los hechos, que sucedían habitualmente en el domicilio familiar de los procesados, dos hermanos y la mujer de uno de ellos. En virtud de este acuerdo, han aceptado tres años de prisión ellos como autores materiales de las agresiones y ella como inductora.

El fiscal pedía inicialmente once años de cárcel para cada uno, pero rebajó su petición a tres años tras reconocer las atenuantes de dilaciones indebidas y reparación del daño. En concreto, se tuvo en cuenta que la causa lleva paralizada desde 2016 y que los acusados ya indemnizaron a la víctima con 50.000 euros.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.