Actualidad

El Barcelona vence 2-1 al Sevilla y multiplica la presión sobre Real Madrid

Foto: FC Barcelona

Por Noelia Román (dpa)

Barcelona, 4 de noviembre (dpa)

Con algunos momentos de juego brillante y no pocas dosis de sufrimiento, el Barcelona se afianzó hoy en la cima de la Liga española de fútbol al superar por un ajustado 2-1 al Sevilla con un doblete del inesperado Paco Alcácer.

En el duelo estrella de la undécima fecha del campeonato español, los dos tantos del habitualmente olvidado Alcácer, en el minuto 23 y en el 65′, mantuvieron el invicto de los azulgrana, que hoy se irán a dormir con 11 puntos de ventaja sobre el Real Madrid.

Con diez victorias y un empate, los dirigidos por Ernesto Valverde suman ahora 31 unidades, cuatro más que el Valencia, que también hoy superó por un contundente 3-0 al Leganés, y 11 más que los blancos que mañana reciben en casa a Las Palmas.

Antes de que la Liga se pare para los compromisos amistosos de las selecciones, el Barcelona redobló la presión sobre el vigente campeón español, obligado a ganar mañana, tras sumar dos derrotas consecutivas en el torneo doméstico y en el continental.

“Vamos primeros, nosotros no estamos fallando y nos vamos al parón contentos, pero después tenemos un calendario complicado y tenemos que seguir fuertes, sin mirar demasiado atrás ni a los demás”, señaló Valverde tras el exigente choque.

Al Sevilla, que logró el empate parcial en el 59′ por medio del argentino Guido Pizarro y aspiraba a sacar un buen resultado del Camp Nou tras recuperarse de su mini crisis de resultados, no le alcanzó su segunda buena parte y se mantuvo en el quinto lugar con 19 puntos.

“Me voy con la sensación de haber jugado un partido de igual a igual, con mucha intensidad y una gran actuación de todos. Aun en la derrota, dimos un paso adelante”, analizó por su parte Eduardo Berizzo, el entrenador argentino de los andaluces.

En el partido 600 de Lionel Messi con la camiseta azulgrana, sus compañeros saltaron a la cancha tan motivados como el argentino, que no pudo celebrar la efeméride marcando, aunque ya en el minuto tres de partido avisó con un disparo que salió desviado por poco.

Ante un Sevilla más timorato de lo esperado en el primer parcial, el 10 argentino lideró la ofensiva de un Barcelona claramente decidido a sumar su décima victoria de esta liga durante la primera hora de partido, la más brillante.

El gol, no obstante, lo firmó Alcácer, la gran novedad del once de Valverde, al aprovechar un balón repelido por Escudero tras un pase de Luis Suárez.

“Me alegro por él y espero que estos dos goles le sirvan para coger confianza”, apuntó el entrenador azulgrana sobre su goleador.

Conducido de nuevo por un lúcido Andrés Iniesta, el Barcelona encontró siempre la manera de llegar con rapidez al área rival.

Todo cambió, sin embargo, en una segunda parte en la que el Sevilla, mejor armado, creció al tiempo que los azulgrana se desinflaban.

“Adelantamos las líneas de presión, logramos desconectar su defensa de su ataque, nos adueñamos del balón y sólo nos faltó esa jugada de enlace”, analizó Berizzo, después de que Pizarro igualara parcialmente con un espectacular cabezazo.

Alcácer apareció de nuevo, de manera providencial, cuando los de Valverde parecían más contra las cuerdas. El delantero español metió su pie, al primer toque, para enviar al fondo de la red un fabuloso centro del croata Ivan Rakitic.

Ante la atenta mirada de Jorge Sampaoli, su ex entrenador y ahora seleccionador argentino, el Sevilla buscó de nuevo igualar. Tuvo varias ocasiones e hizo sufrir al Barcelona hasta el minuto final.

“Los resultados son consecuencias del juego y no vamos a pedir perdón por ganar”, se defendió Valverde de las críticas al irregular juego.

Los tres puntos, en cualquier caso, cayeron en el casillero de un Barcelona que, con sufrimiento, se mantuvo firme en la cima el día que su grada de animación lo abandonó durante los diez primeros minutos de partido en un gesto de protesta por el encarcelamiento de siete ex consejeros del Gobierno catalán.

El triunfo de los azulgrana replicó al logrado horas antes en Mestalla por el Valencia, que defendió su segunda posición en la Liga con rotundo 3-0 al Leganés.

Con más dificultad de la que reflejó el marcador, los goles de Dani Parejo, en el minuto 14 de juego, del hispano-brasileño Rodrigo, en el 71′, y de Santi Mina, de penal, en el 81′, sellaron la séptima victoria consecutiva del equipo de Marcelino García Toral, invicto como el líder y el Atlético de Madrid.

Frente a uno de los mejores rivales de cuantos pasaron ya por su estadio, el Valencia elevó su contador a 27 puntos, al tiempo que confirmó su gran momento de juego y forma y su intención de discutirle esta Liga a los grandes del fútbol español.

Bastantes más dificultades tuvo el Atlético para seguir el ritmo de la cima y sumar tres puntos frente al Deportivo de La Coruña. Lo logró en el Estadio de Riazor con un solitario gol de Thomas Partey en el tiempo añadido, cuando todo apuntaba al tercer empate consecutivo de los rojiblancos.

El lanzamiento de falta del ghanés, aprovechando el salto de la barrera para batir al arquero del equipo gallego en el 91’, supuso un importantísimo balón de oxígeno para los dirigidos por Diego Simeone.

El técnico argentino tendrá ahora dos semanas para intentar corregir las falencias de un equipo que sigue defiendo muy bien, pero que tiene grandes dificultades en la elaboración del juego y para anotar.

“Si llevamos 23 puntos y (Antoine) Griezmann no marcó, eso es bueno porque aún quedan sus goles. Tenemos un equipo muy comprometido y estoy muy orgulloso de mis jugadores”, aseguró Simeone.

En el otro partido del día, el Alavés superó por 1-0 al Espanyol con un gol del venezolano Christian Santos y sumó sus tres primeros puntos en casa en lo que va de Liga.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado


*