Caso de Estudio: Alejandro Betancourt, Hawkers y la Rápida Influencia de Marketing

Hawkers Co., comenzó con cuatro amigos que querían financiar el desarrollo de su sitio web. Su historia es un testimonio de lo rentable que puede ser pedir ayuda a la persona adecuada. Luego de algunos tropiezos, Alejandro Betancourt López pudo catapultar esta compañía.   

Veremos cómo empezó Hawkers, como logró su crecimiento y por qué incorporar a Alejandro Betancourt los benefició. Descubre más sobre como aprovechó el marketing de los influencers mucho antes de que esto fuese un movimiento popular.

El inicio 

Los cuatro fundadores de Hawkers estaban trabajando originalmente en algo parecido a una versión española de Craigslist. Sin embargo, el desarrollo era lento y no estaba generando tanto dinero como esperaban. En medio de la búsqueda de otras fuentes de ingresos, tropezaron con unos pares de lentes de sol de California y lograron venderlos obteniendo una ganancia. Con esto, habían encontrado su producto ideal.

Para mejorar su alcance, los amigos decidieron concentrarse en los influencers, buscando a jóvenes que fueran populares entre sus amigos en Facebook. Regalaron unos pares de lentes de sol (totalmente gratuitos) con la condición de que se fotografiaran con los lentes en algún lugar de la toma. 

Utilizando esta estrategia, sólo tardaron seis meses en convertirse en distribuidor oficial de una marca californiana llamada Knockaround. Sin embargo, los amigos no querían limitarse a ser distribuidores, sino crear su propio producto. Así se fundó Hawkers.

Aporte de Alejandro Betancourt

La compañía podía estar en la cima de la ola gracias a su debut en las redes sociales, pero si quería lanzar su propio producto, necesitaba un financiamiento adicional para lograrlo.

Alejandro Betancourt ya había construido una reputación con su exitoso grupo de inversión O’Hara. Hawkers lo incorporó en las primeras fases para que los ayudara a impulsar las ventas y los ingresos. Él estaba más que dispuesto a utilizar su experiencia para hacer que Hawkers pasara de la relativa oscuridad al estrellato.

Alejandro Betancourt sabía que el marketing de los influencers podía ser un éxito para la marca. Después de que Hawkers encontrara empresas de fabricación en China y lanzara su tienda Shopify en el año 2013, el personal diseñó campañas para Facebook e Instagram. Este último negocio apenas comenzaba a ganar tracción, y Hawkers decidió concentrar sus esfuerzos en la plataforma basada en fotografías. 

Boca a boca 

El marketing de las redes sociales es accesible, pero también es muy difícil hacerlo bien. Cuando tantas empresas se esfuerzan por destacar, es difícil llamar la atención de los clientes. Si a esto le sumamos la ya dividida atención del típico usuario de las redes sociales, la tarea se hace aún más difícil.

Instagram nombró a Hawkers una de sus historias de éxito publicitario porque fueron capaces de conectar a través del medio de los influencers. Al identificar a las personas influyentes dentro de su base de clientes existente, pudieron incentivar a las personas a que corrieran la voz de un producto que ya les gustaba.

Los influencers podrían ofrecer pequeños descuentos para los productos y recibir una comisión por atraer clientes a la marca. En el año 2016, la marca vendió productos de un total de 70 millones de dólares, de los cuales 65,4 millones procedían del boca a boca y de las redes sociales. La compañía también trabajó con miles de estudiantes universitarios, convirtiéndolos en embajadores de marca en sus sedes. Todo lo que tenían que hacer los embajadores era salir a la calle con sus lentes de sol y dejar que el estilo inherente y los beneficios de la marca hicieran el resto. 

Cuando Hawkers es objeto de escrutinio por algo, también se esfuerza por solucionar el problema inmediatamente. De esta manera la compañía ha podido ampliar su negocio. Con tantas ventas en línea, la compañía necesitaba claramente un sitio de comercio electrónico que pudiera seguir el ritmo del tráfico.

Hoy en día, la plataforma de Hawkers mantiene informados a los clientes, permitiéndoles conocer el estado de su entrega. La plataforma conecta con la logística de la cadena de suministro para que no haya ambigüedad sobre cuándo y dónde están los productos del cliente. También permite la personalización de sus productos, lo que le permite a la compañía seguir innovando su línea para satisfacer las cambiantes preferencias de los consumidores. 

Hawkers hoy en día 

Hawkers tardó sólo tres años en pasar de unos cientos de dólares de inversión a 100 millones de dólares en ganancias. Hoy en día la compañía ha vendido millones de lentes de sol, ha abierto decenas de tiendas físicas en todo el mundo y tiene clientes en más de 50 países.

Se ha labrado un espacio considerable en el mercado, convirtiéndose en un notable competidor en el sector de los lentes de moda. La compañía también emplea a cientos de personas en oficinas ubicadas en Elche, Hong Kong, Los Ángeles, Barcelona y Ciudad de México.

De cara al futuro, la compañía hará hincapié en los procesos de producción ecológicos. 

Hawkers se dirige principalmente al grupo demográfico joven, siendo el cliente promedio de sólo 27 años. La persona que está detrás de un par de lentes de sol Hawkers entiende la amenaza del cambio climático. Quieren apoyar a las empresas que tratan a nuestro planeta con el respeto y el cuidado que se merece. 

Conclusiones principales

Sería relativamente fácil para los propietarios de empresas de hoy en día, descartar a Hawkers como una historia de éxito. Podrían argumentar razonablemente que la única razón por la que las redes sociales funcionaron para la empresa, es que los fundadores estaban en el lugar adecuado en el momento adecuado. Hoy en día, el marketing de influencers no es en absoluto una anomalía y los clientes lo entienden más que antes. 

Sin embargo, descartar el crecimiento de la compañía sería un gran error. Cuando los fundadores necesitaron dinero, recurrieron a un inversionista como Alejandro Betancourt López para que les diera un empujón. Fue él quien consiguió poner en orden las finanzas de la empresa. También es un líder natural y un emprendedor, alguien que siempre está probando cosas nuevas y determinando lo que funciona. 

Él entiende el poder de adaptarse a la realidad del mundo. A medida que otros tipos de medios queden obsoletos, como las revistas y los libros, la gente seguirá recurriendo a la web para obtener contenido. “Una de las mejores cosas de internet es la posibilidad de compartir vídeos”, dijo Alejandro Betancourt. 

Las empresas que quieran seguir los pasos de Hawkers no pueden repetir su estrategia exacta. Lo que sí pueden hacer es buscar inversionistas que crean en su visión y entiendan cómo implementarla correctamente. A medida que los tiempos cambian, las empresas necesitan tener los dedos en el pulso de lo que viene. 

Últimas palabras 

Hawkers es más que sólo marketing de influencers. Es una compañía que ha logrado un crecimiento fenomenal en un corto periodo de tiempo, principalmente porque fue capaz de ver la dirección en la que soplaba el viento. Los inversionistas se sintieron atraídos por el espíritu de los fundadores, así como por su ingenuidad con respecto al marketing con tan pequeño presupuesto. 

A medida que la audiencia en redes sociales crece y cambia, sigue siendo una manera inteligente de conectar con los clientes. Incluso, si las estrategias actuales detrás del marketing de influencers cambian, es claro que Hawkers tiene la habilidad de anticiparse a lo que buscan los clientes para llenar sus expectativas.   

<

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.