Cómo funciona una consultoría empresarial

Una consultoría empresarial es un servicio externo que proporciona orientación y asesoramiento experto para abordar desafíos concretos, mejorar procesos, aumentar la eficiencia operativa y lograr objetivos comerciales.

Esta se realiza mediante un análisis o evaluación inicial, la identificación de problemas u oportunidades y el desarrollo de soluciones personalizadas para pasar a una fase de implementación, seguimiento, evaluación y entrega de resultados.

En este sentido, TACTIO, consultora en estrategia y organización empresarial de ámbito nacional nos resume las pautas de una intervención en una pyme con un ejemplo práctico.

¿Cómo es el desarrollo de un proceso de consultoría?

La empresa operaba en el sector de instalaciones eléctricas y de fontanería, con una facturación de 1,1 millones de euros y 18 empleados fijos más 8 subcontratas. Se establecieron objetivos organizativos y de gestión, priorizando la resolución de problemas, el enfoque en las personas y los flujos de trabajo, así como la inversión en proyectos y planes formativos.

La empresa inicialmente experimentaba una sensación de necesidad de profesionalización para mejorar la toma de decisiones y la organización, reduciendo la dependencia de la gerencia y los cuellos de botella que esto generaba, así como el miedo a perder el control y limitar su crecimiento. Se identificaron diferentes áreas de mejora: Falta de formación directiva, información contable externalizada y falta de seguimiento, organización funcional deficiente y puestos sobresaturados, procesos operativos poco fiables y falta de control en la ejecución de obras.

Una vez identificadas las áreas de mejora se pudo proceder a resolver los problemas concretos.

Área de control de gestión

Se identificaron problemas como la falta de control presupuestario, indicadores y contabilidad analítica, y se implementaron soluciones como la contratación de un controller financiero, la internalización del proceso contable y la creación de un cuadro de mando empresarial.

Área organizativa

Se abordaron problemas como la falta de formación directiva, responsabilidades diluidas y circuitos administrativos ineficaces, con acciones como el coaching gerencial, la creación de organigramas y flujogramas, y la formación del comité de dirección.

Área de producción

Se enfrentaron problemas como la ausencia de control de tiempos y materiales, así como la falta de feedback del cliente. Se implementaron sistemas para controlar las fases de producción, evaluar la satisfacción del cliente y seguir el progreso de cada obra.

Resultados obtenidos

Los resultados obtenidos fueron significativos, con un crecimiento del 45 % en las ventas y un 55 % en el resultado neto. La empresa ahora cuenta con una mejor comprensión de su situación y puede tomar decisiones informadas para su crecimiento. Como se puede ver, la consultoría empresarial puede ofrecer una serie de ventajas, entre las que se encuentran la perspectiva externa, el enfoque centrado en resultados, el ahorro de tiempo y recursos de la empresa o el acceso a mejores prácticas.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.