Cómo recuperar la confianza de los empleados después de los ERTE

La pandemia del Coronavirus ha paralizado la mayor parte de las actividades productivas en España. Los ingresos de las empresas han caído en picado, llevándolas a una situación límite para su subsistencia. Precisamente, para evitar la fallida de muchas de ellas, el Gobierno he recomendado iniciar los procedimientos de despidos temporales para paliar el impacto económico de la crisis sanitaria. 

El aluvión de ERTEs ha sido masivo, pues las empresas españolas ya han presentado más de 200.000 expedientes de regulación temporal de empleo, dejando a más de 1,5 millones de trabajadores en el paro temporal. 

A pesar de comprender la situación, una gran parte de los afectados se ha sentido ofendida e incluso menospreciada. Muchos de ellos llevaban una larga trayectoria en su empresa, y la aplicación de esta medida les ha sorprendido, ya que no se esperaban que les fuera a afectar. 

La confianza en las empresas y la satisfacción laboral se han visto claramente afectadas, por lo que las empresas tendrán la obligación moral de volver a fidelizar a sus propios empleados una vez la pandemia llegue a su fin. Existen muchas maneras para hacerlo y algunas de ellas son inaccesibles para muchos negocios dado su coste. Por suerte, uno de los métodos más eficaces y contrastados es económicamente viable para cualquier negocio, por pequeño que sea. Se trata de los regalos personalizados.

Los regalos de empresa personalizados son una gran manera para volver a ganarse la confianza de todos aquellos empleados que se han visto afectados por los expedientes de regulación temporal de empleo. Los hay de todos los tipos y precios, de manera que cualquier empresa, sea cual sea su sector y su tamaño, puede acceder a ellos.

Su utilización provoca una reacción en cadena muy beneficiosa para trabajadores y empresarios. Primeramente, la entrega de este tipo de obsequios genera en los empleados una sensación de reconocimiento. El hecho de sentirse recompensados y valorados afecta positivamente a su estado de ánimo y, sin ser conscientes de ello, el desempeño de sus labores mejora, dando lugar a un aumento de la productividad. 

Además, los regalos de empresa pueden llegar a reducir la tasa de absentismo como consecuencia de la mejora de felicidad en el trabajo. Es bien sabido que un entorno laboral desfavorable provoca bajas por depresión. El simple hecho de hacer saber a los empleados que la empresa está muy satisfecha con sus servicios mediante la introducción de regalos personalizados mejora el ambiente laboral y reduce drásticamente este tipo de bajas. 

En cuanto a la variedad de regalos de empresa, el catálogo es muy amplio y se adapta a todas las necesidades. Uno de los artículos que mejor funcionan son las libretas publicitarias, y el motivo es lógico. En un trabajo de oficina, poder contar con una libreta es de gran ayuda, ya que permite tomar anotaciones rápidas y organizar mejor las tareas laborales. 

De todos modos, para recuperar la confianza de los empleados después de los ERTE, una de las mejores opciones es la de entregar un pequeño pack de bienvenida. Estos packs suelen incluir una selección de tres o cuatro regalos de empresa personalizados. 

Dependiendo de la actividad de la empresa los productos pueden variar, aunque entre los más frecuentes se encuentran las botellas, libretas, camisetas o tazas. Esta pequeña selección, acompañada de un empaquetado con el nombre del empleado, puede lograr la “reconciliación” entre empresa y empleado, pues a veces un gesto vale más que mil palabras. 

<

1 Comment

  1. Buen artículo, sin duda esto va a generar, además de muchas tensiones en la economía, que ya veremos cuando nos recuperamos, miedos e inseguridades en una gran parte de la población. Toda medida, como los regalos corporativos, que sirvan para volver a generar confianza, serán buenos para ir recuperando la normalidad poco a poco

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.