Actualidad

Con las vacaciones de verano, los ocupas aprovechan para tomar los pisos vacíos, según Cerrajeros Getafe

 

Las vacaciones de verano son sinónimo de viajes, de costa, de relax y tranquilidad, pero también se puede asociar a un periodo en el que los delincuentes incrementan su actividad. Cerrajeros Getafe desvela las claves de la ocupación de viviendas en verano

 

El verano se encuentra ya cada vez más cerca, a la vuelta de la esquina. Mayores y pequeños podrán disfrutar de vacaciones, desplazándose las familias a lugares costeros (o de montaña) donde poder pasar unos días inolvidables disfrutando de la naturaleza, del clima, del sol, del mar, etc.

Muchas familias dedicarán a estas vacaciones un mes completo, otras, dependiendo de la disponibilidad que tenga o presupuesto, algo menos: una quincena, o una semana. Tiempo más que suficiente para que el idílico escenario termine en tragedia cuando retornen a su casa y se encuentren que ha sido ocupada.

Aprovechando la coyuntura estival, las bandas organizadas y los ocupas penetran en las viviendas, reventando la cerradura, para que transcurrido el plazo que determina la ley poder quedarse en el inmueble hasta que la lenta maquinaria judicial determine (al cabo de más de un año) que no les corresponde permanecer ahí.

Cerrajeros Getafe, y otros profesionales del gremio como: Cerrajeros Fuenlabrada, Cerrajeros Móstoles y Cerrajeros Pozuelo, advierten del riesgo que supone dejar la casa desatendida durante una semana o más, especialmente si la cerradura que tiene la puerta del domicilio no es de seguridad: «nosotros como profesionales del sector y expertos en cerraduras, somos conscientes del peligro que implica el disponer de una cerradura insegura. Estas cerraduras se pueden abrir en cuestión de minutos con unas ganzúas o en cuestión de segundos con métodos más modernos como el Bumping, con el que la cerradura no se ve dañada, lo que propicia que el allanamiento del domicilio sea rápido y no pueda alertar a los vecinos, que son quienes ante un movimiento extraño pudieran advertir al propietario de la vivienda de que han entrado en su piso. Si el propietario permanece más de dos días fuera y su casa se ve ocupada, tal y como está la ley puede ir olvidándose de ella y de todo lo que tenga en su interior, hasta que un juez determine el desahucio, pero eso será al cabo de bastante tiempo», según Cerrajeros Getafe.

Las posible medidas preventivas al alcance de los consumidores y usuarios son: no abandonar la vivienda durante más de 48 horas (lo que arruinaría las vacaciones familiares) o el cambio de la cerradura, por una cerradura de seguridad que impida que se acceda al domicilio sin tener que llamar la atención rompiendo la cerradura por métodos mecánicos que produzcan mucho ruido y puedan alertar a los vecinos de que algo está sucediendo.

Este fenómeno también se ha venido observando de manera inversa: tras la finalización del periodo estival, llegan las ocupaciones de viviendas vacacionales; y es que estos inmuebles se quedan a merced de los ocupas cuando no sólo el piso, sino el bloque completo puede llegar a quedarse vacío cuando llegan los meses de septiembre y octubre.

Cerrajeros Getafe recomiendan el reemplazo del cilindro por una cerradura de seguridad que garantice no ponerle las cosas fáciles a los ocupas o a las bandas organizadas que llevan a cabo las incursiones para su posterior ‘venta’ o ‘alquiler’ de los inmuebles ocupados a aquellas personas que deseen esta barata forma de residencia. Hasta que la ley no cambie, esta caótica situación seguirá siendo una realidad.