Consejo.-Aprobados dos anteproyectos para homogeneizar a agentes y bomberos forestales en toda España y todo el año

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes dos anteproyectos de ley relativos a las condiciones laborales de agentes y bomberos forestales que buscan «homologar y armonizar» la normativa que rige a estos profesionales para que cuenten todo el año con «seguridad» y «homogeneidad» equivalente en todo el territorio nacional para ambos colectivos.

Así lo ha anunciado este martes durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, que ha asegurado que con sendos anteproyectos de ley el Gobierno marca una senda de trabajo ante el reto del cambio climático y, en concreto, para hacer frente a los incendios forestales.

Rodríguez ha destacado que con ambos proyectos, uno para agentes y otro para bomberos forestales se busca homologar y armonizar estos profesionales que dedican su vida para defender los montes durante todo el año y que necesitan contar con un control de seguridad y homogeneidad en todo el territorio, dada la heterogeneidad en las distintas comunidades autónomas.

En concreto, desarrollan el régimen jurídico básico para el sector, en colaboración con todas las administraciones públicas implicadas y de la mano de los agentes sociales y definen tanto el estatus como las tareas a desempeñar por parte de los agentes forestales y medioambientales, entre las que se encuentran labores de custodia y vigilancia de la naturaleza, apoyo a la gestión del medio ambiente, y auxilio y colaboración en emergencias y protección civil en el medio natural.

Por su parte, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico ha celebrado la aprobación de ambos anteproyectos de ley en primera lectura por el Consejo de Ministros y espera poder remitir definitivamente al Congreso de los Diputados antes de que comience el siguiente periodo de sesiones.

SE SALDA UNA «DEUDA HISTÓRICA»

Así, ha destacado que la combinación de los dos proyectos de ley permitirá «saldar una deuda histórica» con ambos colectivos y modernizar el desempeño seguro de sus funciones dado que son «clave» para la protección de los ecosistemas y la biodiversidad en un momento en el que gana peso la preocupación por las amenazas ambientales y climáticas y sus efectos en los ecosistemas.

Ribera ha recordado que ambos colectivos llevan «años» de reivindicaciones «históricas» para poder dotarse de un estatuto y ha recordado que se trata de uno de los cuerpos de funcionarios más antiguos de España, pues a finales del siglo XVII las Reales Ordenanzas establecieron la necesidad de contar con personas especializadas en estas labores.

Sin embargo, ha expuesto que con la creación del estado autonómico las competencias se traspasaron a las comunidades autónomas y «a partir de ahí hay una variedad» en las condiciones de estos cuerpos en todo el territorio que aglutinan a unas 6.000 personas repartidas en los distintos niveles de la administración y de los cuales, unos 400 dependen de la Administración General del Estado.

«Son el primer eslabón de la vigilancia ambiental en un país extremadamente rico», ha elogiado Ribera que ha incidido en la necesidad que hay de contar con ellos y de que estos cuenten con un «marco básico» que identifique sus labores y funciones.

La vicepresidenta tercera ha destacado también el papel de los agentes en la vertebración del territorio, al trabajar y o vivir frecuentemente en municipios con altos índices de despoblación, «la España más rural donde es tan importante lograr la presencia humana y la prestación de servicios públicos a la sociedad».

El anteproyecto reconoce a los agentes forestales y medioambientales como policía administrativa especial y de policía judicial en sentido genérico.

«Los dos importantes instrumentos normativos aprobados hoy apuntalan el compromiso del Gobierno en la prevención y la lucha contra los incendios forestales, y en la protección de quienes nos protegen frente a ellos. Dos realidades que son indisociables», ha manifestado Ribera.

Los agentes forestales y medioambientales pasarán a tener la consideración de policía administrativa especial y de policía judicial en sentido genérico y, a efectos legales tendrán carácter de agentes e la autoridad, sin perjuicio de la obligación de colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Asimismo, el segundo anteproyecto aprobado en primera lectura en la reunión del Ejecutivo es el relativo a las condiciones básicas de los bomberos forestales. En ese sentido, Ribera ha reconocido que las personas que se dedican a la prevención y extinción de incendios forestales en España prestan sus servicios en dispositivos integrados en unos modelos de gestión muy diversos dado el sistema competencial.

Algunas comunidades enmarcan la actividad en el ámbito forestal y otras en el de la protección civil y existen distintos modelos desde las administraciones que luchan contra los incendios forestales con empresas públicas a otras en las que se recurre a empresas privadas, con contrataciones directas de las propias comunidades autónomas o sus agencias, o de otras administraciones, como la local.

En concreto, Ribera ha precisado que el anteproyecto de ley básica de los bomberos forestales pretende resolver esta situación, estableciendo un nuevo marco que determine de manera explícita cuáles son sus derechos, deberes, los medios de los que deben estar dotados, medidas de seguridad y de coordinación en sus actuaciones y tiene en cuenta en algunas ocasiones trabajan en incendios fuera de su comunidad autónoma de adscripción.

«Los incendios forestales que se han producido en España en los últimos años han provocado consecuencias medioambientales, económicas y humanas irreparables», ha recordado la vicepresidenta Ribera.

A esto hay que sumarle los efectos del cambio climático, como las olas de calor, cada vez más frecuentes y prolongadas, que hacen que los incendios sean más virulentos y se propaguen con más facilidad. «Los incendios no entienden de fronteras territoriales, han cambiado su patrón -ya no son estacionales- y exigen cada vez más una mayor coordinación y cooperación».

En concreto, entre las funciones que deberán desempeñar los bomberos forestales, están las operaciones de extinción de incendios forestales, tareas de prevención, vigilancia y detección, y el mantenimiento de infraestructuras, equipos e instalaciones para la prevención y extinción de estos incendios. Para Ribera, el nuevo marco regulador redundará en una mayor profesionalización y eficacia y permitirá a los bomberos forestales desempeñar su importante labor de una manera óptima y segura.

La ministra para la Transición Ecológica ha añadido que para regular las condiciones laborales de las «personas que arriesgan» su vida se establecerán los estándares comunes de competencias básicas que deberán ser respaldadas en una conferencia sectorial, incluidas las condiciones relativas a la prevención de riesgos laborales, que incluye entre otros aspectos los tiempos de servicio o descanso o la posibilidad de que cuenten con una doble actividad profesional.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.