Consejos Sociales de Universidades esperan que la LOSU, que mantiene un modelo «obsoleto», se «adapte a retos actuales»

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

La Conferencia de Consejos Sociales de Universidades españolas (CCS) espera que el proyecto de la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), cuya admisión a trámite se debate este jueves en el Congreso de los Diputados, se «adapte a los retos actuales de la universidad española».

«El texto propuesto no va a permitir a la universidad española dar respuesta a los retos que tiene que afrontar un moderno servicio público de educación superior en un mundo global, competitivo y extraordinariamente cambiante como el actual», ha señalado el presidente de la CCS, Antonio Abril Abadín.

En concreto, ha destacado que «mantiene un modelo de autogobierno universitario obsoleto, que viene de 1983, apartado de los modelos de éxito en el mundo y que Ciencia, Empresa, Europa y la OCDE han calificado como un gran obstáculo para la excelencia de la universidad española y para su aportación al desarrollo económico y al bienestar social».

No obstante, Abril Abadín ha expresado su confianza en que la tramitación parlamentaria «permita mejorar el proyecto, de manera que la sociedad española pueda aprovechar y poner en valor el inmenso talento de las personas que atesora su universidad».

En este sentido, ha explicado que Europa exige, para el reparto de los fondos Next Generation, «una nueva LOSU que cumpla el objetivo de implantar el ‘Good Governance’ en la universidad» y ha añadido que, la propia OCDE, en un reciente informe, «pedido además por el Gobierno español», sobre la situación de la transferencia de resultados y la colaboración entre ciencia y empresa en España, lamenta el «poco margen que hoy tiene la sociedad española en la forma en que las universidades definen sus misiones y utilizan sus recursos públicos».

El informe, según ha indicado CCS, constata la «necesidad de rediseñar los sistemas de gobernanza de las universidades para aumentar su colaboración con la sociedad y la rendición de cuentas, evitando la injerencia política en sus operaciones mediante una autonomía funcional más efectiva».

Para ello recomienda «emular las reformas recientes abordadas en países europeos, que han dado voz de manera efectiva a actores externos en la planificación estratégica de la universidad». «Es sorprendente que el proyecto ignore estos requerimientos», ha concluido el presidente de CCS.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.