COP27.- Las ONG ven el fondo para pérdidas y daños para países vulnerables una victoria en justicia climática

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Las ONG Ecologistas en Acción, Greenpeace, WWF, SEO/BirdLife y Amigos de la Tierra consideran que el acuerdo final alcanzado «in extremis» esta madrugada en la XXVII Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU que finalmente ha incluido la creación de un fondo específico para financiar las pérdidas y daños provocados por el cambio climático en los países menos desarrollados es un avance «histórico» y una victoria para la justicia climática y la sociedad civil.

Para Ecologistas en Acción este acuerdo ha logrado salvar el nuevo mecanismo de pérdidas y daños con el que las naciones reconocen la necesidad de crear un fondo para las pérdidas y los daños que sufren los países más vulnerables ante el cambio climático. Así, celebran que la sociedad civil ha logrado que se escuche su demanda pero ahora exigen que las plataformas sociales que están presentes en las negociaciones participen del comité para el diseño de dicho fondo.

En cuanto a mitigación, la ONG cree «inadmisible» que se haya perdido un año para la lucha frente la emergencia climática dado que no se ha producido ningún avance respecto a la COP26 de Glasgow. Además, lamentan que la financiación para la adaptación ha pasado «más desapercibido» y tampoco se han registrado mejores resultados.

Durante la madrugada de este domingo se ha logrado salvar un acuerdo que incluye la exigencia de la sociedad civil pero que tiene «elementos bastante preocupantes para avanzar en la lucha climática que, además, agrandan la brecha entre el Norte y el Sur global».

Sobre el fondo, destaca que finalmente serán los emisores históricos los que nutrirán económica de ese fondo a pesar de que Estados Unidos trató de bloquearlo.

«Esta ha sido una noticia agridulce. Si bien esta herramienta permitirá atender las demandas de los más vulnerables, también deja al comité transitorio para la definición del fondo tareas que se tendrían que haber cerrado en esta cumbre», ha señalado el portavoz de Ecologistas en Acción, Javier Andaluz.

En materia de derechos humanos, Ecologistas denuncia la «represión ejercida» por Egipto contra activistas, disidentes políticos y periodistas antes y durante la COP. Según la Comisión Egipcia para los Derechos y Libertades ha cifrado en más de 800 las personas detenidas desde principios de octubre hasta la fecha, con un repunte en el número de detenciones desde el 11 de noviembre por una supuesta convocatoria de protesta en el país.

En definitiva, lamentan que la Presidencia egipcia haya sido «incapaz» de lograr avances significativos en una COP «trascendental».

En la misma línea, Greenpeace considera que la creación del fondo para pérdidas y daños es el comienzo de la justicia climática y supone una «victoria de la ciudadanía y de las personas activistas por el cambio climático y supone un paso importante para desenmascarar el poder fósil que bloquea la acción climática.

El director ejecutivo de Greenpeace Sureste de Asia y jefe de la delegación de Greenpeace en la COP27, Yeb Saño, considera que el acuerdo del fondo de financiación para pérdidas y daños marca el inicio de un «nuevo camino para la justicia climática». «Los gobiernos han puesto la primera piedra de un nuevo fondo que se necesitaba desde hace mucho tiempo para prestar un apoyo vital a los países y comunidades vulnerables que ya están siendo devastados por la aceleración de la crisis climática», ha valorado.

En cuanto a España, Greenpeace pide al Gobierno que eleve su objetivo de revisión de emisiones por lo menos hasta un 55 por ciento respecto a 2030 respecto a 1990, más del doble del objetivo actual, que es el 23 por ciento.

El representantes de Greenpeace España en la COP27, Pedro Zorrilla, ha reclamado al Gobierno que ahora se comprometa a facilitar la creación rápida del nuevo fondo y a aportar los recursos necesarios para hacer frente a los impactos y sufrimientos de las personas más vulnerables e impactadas por el cambio climático. Para ello, propone que aumente los impuestos a las empresas combustibles y que se usen los presupuestos que ahora se destinan a subvencionar los combustibles fósiles a este fondo.

PASOS ATRÁS

Por su parte, SEO/BirdLife también ha celebrado que se haya llegado a un acuerdo para compensar los daños irreversibles del cambio climático pero ha lamentado que ese acuerdo «se haya tenido que conformar en no dar pasos atrás».

«Los negociadores han tenido que acceder a un acuerdo de mínimos, y sin ningún avance, para no dejar morir el objetivo común de que el planeta no aumente su temperatura media por encima de los 1,5º centígrados. Esta meta, definida en la COP26 de Glasgow, ha estado a punto a caer, lo que hubiera supuesto el primer retroceso de la historia de las negociaciones climáticas», señala la organización en un comunicado.

A pesar del «pequeño» avance, el responsable de Clima de SEO/BirdLife, David Howell, apunta a que se ha dejado en el aire el cuánto, quién y cómo se pagarán los daños y pérdidas a los países más vulnerables. «El dinero es absolutamente insuficiente. Los países tienen que ponerse a trabajar ya para que esta cuestión quede definida no más tarde de 2023», ha afirmado.

FRACASO

En el caso de WWF, la ONG considera que la cumbre climática COP27 ha dado un paso adelante hacia un fondo para pérdidas y daños, pero al no acordar una acción más ambiciosa sobre la reducción de emisiones, se pone en peligro el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 °C, con «consecuencias desastrosas para el mundo».

«El acuerdo sobre pérdidas y daños acordado es un paso positivo, pero corre el riesgo de convertirse en un ‘fondo para el fin del mundo’ si los países no actúan más rápido para reducir las emisiones y limitar el calentamiento a menos de 1,5 °C. Al no acordar la eliminación gradual de los combustibles fósiles en la COP27, los líderes han perdido la oportunidad de acelerar la eliminación de los combustibles fósiles, lo que nos mantiene en el camino hacia la catástrofe climática. Sin recortes de emisiones rápidos y profundos, no podemos limitar el incremento de pérdidas y daños», ha asegurado el líder global de Clima y Energía de WWF, Manuel Pulgar-Vidal.

El portavoz ha tildado de «fracaso» el no haber llegado a un acuerdo más ambicioso que el acordado en Glasgow el año pasado, por lo que pide que «las futuras presidencias de la COP no pueden volver a desperdiciar la oportunidad».

Igualmente, la directora regional de WWF para África, Alice Ruhweza, ha lamentado que la COP27 estaba destinada a ser una «COP africana», algo que no ha ocurrido. «Ha fracasado al no cumplir con las necesidades y prioridades del continente. África está en la primera línea de la crisis climática y es muy vulnerable a sus impactos. El fondo es un avance pero esto no es suficiente sin más acción para evitar que la crisis climática quede fuera de control», ha apostillado.

PASO HISTÓRICO

Para Amigos de la Tierra, el acuerdo es un «paso histórico», ya que EE.UU. y otros países «se han esforzado en descarrilarla». Sin embargo, también matizan que todavía hay mucho margen para que los países industrializados eludan sus responsabilidades, y afirman que otros resultados de la COP27 fueron «extremadamente débiles».

«Es un alivio que finalmente se haya establecido el fondo para pérdidas y daños, después de décadas de lucha. Pero, en este momento, es un fondo vacío, y tenemos un gran desafío por delante para garantizar que los países del Norte Global contribuyan al mismo en línea con la justicia y la equidad. Sería una pésima noticia que se repitiese la misma situación que años anteriores en la que los países industrializados no proporcionaron los fondos comprometidos hace ya más de una década, los ya de por sí insuficientes 100.000 millones de dólares anuales», ha sentenciado la responsable de justicia climática de Amigos de la Tierra, Cristina Alonso Saavedra.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.