Cs propone a los grupos del Congreso resaltar la figura de Miguel Ángel Blanco a través de una declaración institucional

Ciudadanos ha propuesto a los grupos del Congreso de los diputados resaltar la figura del concejal del Partido Popular de Ermua Miguel Ángel Blanco, secuestrado y asesinado a manos de la banda terrorista ETA hace 25 años, a través de una declaración institucional el día del aniversario de su muerte, el 13 de julio.

Las declaraciones institucionales muestran la postura del Congreso sobre algún tema concreto y salen adelante por unanimidad. La propuesta de Ciudadanos busca que la Cámara Baja exprese «su más firme y unánime condena» por el asesinato de Blanco y por todos los crímenes de ETA.

«Miguel Ángel Blanco es, junto con el resto de víctimas de ETA, un símbolo de nuestra democracia y de la victoria de la sociedad española en su lucha contra el terrorismo», reza el texto, que repasa los hechos desde el 10 de julio de 1997, el día que el político fue secuestrado.

Los días tras su muerte «sumieron en una profunda conmoción a la sociedad española y a la sociedad internacional en su conjunto, generando una re las respuestas cívicas más multitudinarias de la historia de nuestro país, con millones de personas en todos los pueblos y ciudades de España alzando sus manos blancas mostrando su dolor y exigiendo el fin del terrorismo».

De esta manera, Ciudadanos recuerda el Espíritu de Ermua, un movimiento cívico espontáneo de fortalecimiento de los valores democráticos en repulsa del terrorismo y por la paz y solidaridad con Miguel Ángel Blanco y con todas las víctimas de ETA.

Además, la declaración institucional subraya que «aquellos dos días de rabia e indignación marcarían un punto de inflexión en el rechazo frontal de la sociedad vasca, y el resto de la sociedad española, al terrorismo etarra y al partido político en que este se sustentaba, entonces llamado Herri Batasuna, de donde era concejal uno de los condenados por el crimen».

«Hoy, dos de los asesinos de Miguel Ángel Blanco continúan en prisión, mientras que el tercero, que se suicidó dos años después, recibió un funeral con honores, vivas al terrorismo y presencia del actual coordinador general de la formación política EH Bildu, Arnaldo Otegi», continúa el texto.

Por último, recuerda que, durante su actividad «criminal», ETA cometió más de 3.000 atentados y 79 secuestros, de los que resultaron más de 7.000 víctimas, incluyendo 854 personas asesinadas entre policías, guardias civiles, militares, jueces, políticos y, sobre todo, civiles, varios de ellos niños.

El texto señala asimismo que un total de 379 crímenes continúan aún sin resolver y tanto los presos de ETA como su entorno político se niegan, con carácter general, a colaborar con la justicia para esclarecerlos y dar a las víctimas la verdad, la justicia y la reparación que merecen.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.