Cuando la seguridad alimentaria cambia de color; la calidad de las tintas termocromáticas

La codificación esconde muchos secretos desconocidos para la mayoría de fabricantes que pueden ayudarles a optimizar sus procesos productivos. Un ejemplo es la tinta termocromática que, gracias a sus características de cambio de color, permite que la producción de conservas sea más rápida y segura. En este artículo, la empresa Trébol group destaca los beneficios de optar por realizar el marcaje con tintas termocromáticas.

Marcaje con tintas termocromáticas: todo lo que se debe saber

Para entender su funcionalidad, hay que adentrarse en el proceso de fabricación de conservas. Después de limpiar, cocinar y preparar el alimento, se envasa. Normalmente en latas de aluminio o tarros de cristal. Y, justo después del envasado, el producto pasa por un proceso llamado autoclave para alargar la vida útil del producto. El producto se calienta a altas temperaturas (unos 90 °C) durante un determinado periodo de tiempo (unos 40 minutos de media), consiguiendo eliminar de forma fiable los patógenos que se generan durante el procesamiento del producto. Es allí cuando las tintas termocromáticas juegan un papel fundamental en el marcaje. Estas tintas se colocan en las codificadoras de inyección de tinta para codificar fechas, lotes, etc. sobre los productos antes del autoclave y, al pasar el proceso, cambian de color (normalmente de negro a azul o de marrón a rojo) cuando se someten a cambios de temperatura. De esta forma, el fabricante consigue saber de un solo vistazo si el producto ha pasado el proceso de autoclave buscando siempre la máxima seguridad alimentaria y manteniendo la máxima calidad para el consumidor.

Recomendaciones para un marcaje con tintas termocromáticas exitoso

Desde su llegada al mercado, esta tinta ha proporcionado una gran variedad de beneficios, como la eficiencia al evitar despistes de los lotes. También es un paso adicional en la seguridad alimenticia que garantiza la calidad del producto. De igual modo, es una forma de ahorrar tiempo, ya que el cambio de color evidencia el proceso de autoclave.

No obstante, Trébol group establece ciertas medidas que se deben tener en cuenta para evitar problemas en el proceso de envasado. En primer lugar, esta marcación se debe hacer en envases de cristal, aluminio o en superficies con poca porosidad, para asegurar la adherencia de la tinta. Igualmente, se recomienda vigilar que la tinta resista bien los ambientes húmedos y las altas temperaturas. Con respecto al cambio de color, este debe tener un alto nivel de contraste para que se vea con facilidad la variación del mismo. Es imprescindible que la tinta perdure en el tiempo para que el consumidor final visualice el código con claridad mucho tiempo después de comprar el producto. Trébol group tiene una gran experiencia en el sector conservero con la aplicación de tintas termocromáticas y pone a disposición toda su experiencia para el éxito en el proceso de impresiones industriales.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.