Detenidas cinco personas en Castellón que “cocinaban” y vendían cocaína a otros traficantes y a consumidores

Incautados más de 7 kilos de cocaína, 5.000 euros, tres vehículos y el material para la preparación y adulteración de la droga.  En uno de los tres domicilios disponían de un laboratorio y el almacén, mientras que los otros dos eran utilizados como puntos de venta y distribución.  Dos de los detenidos eran los cabecillas de la organización, otros dos eran colaboradores y el quinto arrestado era un cliente interceptado cuando acababa de comprar un kilogramo de cocaína y que intentó huir embistiendo a varios vehículos policiales.  Abarcaban una amplia clientela, atendiendo las 24 horas del día a través de sus teléfonos, tanto a compradores mayoristas como directamente al consumidor

La Policía Nacional ha detenido a cinco personas que formaban parte de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas. Los agentes han logrado desmantelar un laboratorio en la capital castellonense donde los arrestados “cocinaban” la cocaína para prepararla para su distribución. Entre los detenidos se encuentran los dos cabecillas de la red, sus colaboradores y un cliente que fue sorprendido tras comprar un kilogramo de cocaína de gran pureza. Los clientes de la red eran atendidos las 24 horas del día, abarcando tanto a mayoristas que luego revendían la droga, como a los propios consumidores.

Tele-coca las 24 horas a mayoristas y particulares

Durante la acción policial, los agentes han logrado desarticular esta red criminal especializada en la venta y distribución de cocaína a mediana escala y al menudeo. Contaban con una amplia clientela a la atendían las 24 horas del día, los 365 días del año, a través de sus teléfonos de contacto. Despachaban tanto a mayoristas, que la compraban para luego revender en dosis, como a clientes finales que la compraban directamente para autoconsumo, habiéndose contabilizado más de 80 clientes-consumidores.

En la ciudad se han registrado tres viviendas, una de ellas utilizada como «piso franco», en la que los detenidos almacenaban el grueso de la droga y tenían habilitado un laboratorio de “cocinado” y preparación de la cocaína, en la zona de la Universidad de Castellón.

Una cocina bien equipada: acetona, etanol, metano, tolueno…

Los agentes han incautado 7 kilos de cocaína, 63 papelinas de cocaína, un paquete preparado para la venta con otros 32 gramos, 5000 mil euros, tres vehículos, una prensa hidráulica de grandes dimensiones y multitud de tipos de moldes, envasadora de vacío y bolsas, gran cantidad de sustancia de corte, útiles para la manipulación y transformación de cocaína: acetona, etanol, metano, tolueno, así como espátulas, cepillos, coladores, barreños…

Los otros dos domicilios investigados eran utilizados por los cabecillas de la organización y sus colaboradores para atender a la clientela directamente, y así ocultar una posible acción policial sobre ellos teniendo el grueso de la droga en el otro domicilio en el que almacenaban la mayor parte de la cocaína de gran pureza y los elementos necesarios para su transformación, “corte” y empaquetado.

Pillado en la compra de un kilogramo de cocaína

Durante el dispositivo policial se detuvo a uno de los clientes de la organización, que en su intento de fuga embistió a varios vehículos policiales y de ciudadanos que se cruzaron con él durante su huida. Tras su detención, los agentes le incautaron un kilogramo de cocaína, recién adquirido.

Cuatro de los detenidos, con antecedentes policiales, han ingresado en prisión, tras ser puestos a disposición de la Autoridad Judicial

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.