Detenidos cuatro miembros de “los Granaínos” por robar 80.000 euros a dos alemanes a punta de pistola

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Sevilla a cuatro personas por su presunta participación en un atraco a punta de pistola a dos ciudadanos alemanes en un bar de dicha ciudad el pasado mes de febrero, tratándose todos ellos de miembros del clan familiar de “los Granaínos”.

Según informa la Policía Nacional, las víctimas se habían desplazado desde Alemania hasta Sevilla interesadas en la compra de un vehículo de lujo y habían acordado una cita con el vendedor, para formalizar la adquisición del coche por 80.000 euros, dinero que llevaba preparado y guardado en una bolsa tipo bandolera, para pagar al contando.

La transacción no llegó a completarse, al irrumpir en el bar donde estaban estas personas tres varones con armas cortas que ocultaban sus rostros con pasamontañas y que arremetieron con gran violencia contra las víctimas, llegando a golpear a una de ellas en la cabeza con la culata de una pistola y dejándola herida, e intimidando a la otra víctima. Así, los presuntos autores de los hechos lograron arrebatar a estas personas el dinero que portaban en el bolso, huyendo después en una furgoneta.

Ante ello, el Grupo de Atracos de la Policía Nacional emprendió una investigación, averiguando que los presuntos autores del atraco pertenecen al clan familiar de los “Granainos”, especializados en extorsiones, secuestros y vuelcos a narcos.

Así, el pasado día 15 fue desplegado un dispositivo policial con unos cien agentes de las brigadas de Policía Judicial y de Seguridad Ciudadana de Sevilla, gracias al cual el Grupo de Atracos ha culminado la operación Bonn con la detención de cuatro personas, así como la entrada y registro en seis domicilios sitos en las barriadas sevillanas de Palmete, Rochelambert y Padre Pio de Sevilla capital.

En los registros de los domicilios se han incautado cinco escopetas, tres armas cortas simuladas, tres subfusiles de airsoft, dos cargadores de armas cortas, 16 cartuchos del calibre nueve milímetros, 200 cartuchos de postas, un machete de grandes dimensiones, cuatro navajas, un pasamontañas, seis kilos de cogollos de marihuana, 300 gramos de hachís en tres tabletas, material para el cuidado de las plantaciones, dos teléfonos móviles, un transmisor de radio y dinero en efectivo entre otros efectos.

La rapidez con que los agentes efectuaron el asalto al domicilio del principal encartado evito un posible enfrentamiento, según la Policía, que precisa que una de las escopetas intervenidas se encontraba junto al detenido en la habitación en la que dormía, pudiéndose comprobar a posteriori que se encontraba cargada y lista para ser utilizada.

<

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.