Diciembre ha sido un mes muy cálido en pirineo catalán

El período se calificará de termométricamente muy cálido en la alta montaña y cálido en gran parte del país, mientras que ha sido frío en la depresión del Ebro. El mes ha sido seco o muy seco en el conjunto de Catalunya, excepto en la sierra del Puerto, en las comarcas del Baix Camp, y el Tarragonès, y en puntos del Priorat y de la Garrotxa, donde ha sido lluvioso o muy lluvioso

La situación meteorológica del mes de diciembre ha estado marcada por un potente anticiclón que ha provocado niebla persistente en la depresión del Ebro, en muchas ocasiones engelante, y una temperatura alta para la época del año en las partes más elevadas de Cataluña. Pero también hay que destacar el paso de hasta tres perturbaciones que dejaron cantidades de precipitación muy abundantes en la cuenca del río Francolí y sierra del Puerto.

Primer episodio de precipitación

Este primer episodio (del 3 al 6) fue consecuencia de una perturbación ubicada en el suroeste de la Península Ibérica que provocó un flujo húmedo del sureste en Cataluña. La precipitación afectó fundamentalmente el extremo sur y la Garrotxa. Las cantidades más destacadas registradas en las estaciones de la Red de Estaciones Meteorológicas Automáticas (XEMA) y de la Red de Observadores Meteorológicos (XOM), gestionadas por el Servicio Meteorológico de Cataluña, fueron 96,3 mm en la Vall d’en Bas (Garrotxa), los 90,4 mm a PN de los Puertos (Baix Ebre), y los 63,6 mm en Olot (la Garrotxa).

Precipitación muy abundante en el Baix Camp

Una configuración sinóptica dominada por una baja en el suroeste de la Península Ibérica y flujo húmedo del sureste en la costa catalana provocó un episodio de precipitación entre los días 15 y 17 de diciembre. Se superaron los 100 mm en puntos del Baix Camp, destacando las siguientes cantidades: los 104,9 mm en Riudoms, los 101,0 mm a Arcos, los 97,8 mm en Montbrió del Camp (XOM), y los 86,0 mm en Riudecols (XOM).

Precipitaciones en el cuadrante noreste

Una perturbación ubicada en el Mediterráneo provocó un flujo del este en Cataluña que entre los días 19 y 20 dio un episodio de precipitación que afectó gran parte de la fachada litoral y prelitoral, pero especialmente en el Empordà. Las cantidades de precipitación más importantes registradas fueron los 64,3 mm en Palafrugell – los Almendros, XOM (Baix Empordà), los 47,2 mm en Cadaqués, XOM (Alt Empordà), y los 41,4 mm del Estartit, XOM (Baix Empordà).

Muy cálido en la alta montaña

En diciembre se calificará de termométricamente muy cálido (anomalías de temperatura por encima de los +3 ° C) en las partes más elevadas del país, especialmente en las partes culminantes del Pirineo, mientras que en la depresión del Ebro el mes ha estado frío (figura 1).

Estas anomalías térmicas son fruto de la inversión térmica que ha afectado al territorio durante gran parte del mes, es decir, una temperatura más baja en las llanuras y depresiones del país, y más alta en las partes más elevadas. La situación es típica en configuraciones sinópticas dominadas por las altas presiones que provocan estabilidad atmosférica como consecuencia de la subsidencia y la acumulación de aire frío en el fondo de los valles. Además, en zonas más continentales, como es el caso de la depresión del Ebro, el meteoro asociado más característico es la niebla, colándose por el fondo del valle y llegando a afectar puntos del litoral.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.