Diez pasos para medir el desempeño en sostenibilidad de las empresas

/COMUNICAE/

Para obtener la certificación Compromiso Huella y Sostenibilidad y contribuir a la implementación a la Agenda 2030, desde Fundación COPADE – Comercio para el Desarrollo se propone un decálogo de buenas prácticas a seguir que llevarán a una empresa hacia un modelo empresarial más sostenible

Javier Fernández – fundador y director general de la Fundación COPADE

La conciencia sobre la necesidad de desarrollar un modelo económico sostenible que desde hace años impregna la sociedad ha hecho que las empresas busquen generar un impacto positivo tanto en el entorno social en el que actúan como en el medio ambiente. Para facilitar esta labor, la Fundación COPADE incorporó la medición de la huella de sostenibilidad (Compromiso Huella y Sostenibilidad) entre sus certificaciones a través de una herramienta que facilita a las compañías información para impulsar su modelo productivo sostenible y contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. 

Pero, ¿qué es realmente la huella de una organización y qué beneficios tiene medirla? La huella se define como la suma de efectos que genera la actividad de una organización en el entorno en el que opera. Medir la huella resulta ser una herramienta valiosa para mejorar el impacto social y ambiental de las organizaciones, y eficientar la cadena de valor, ya que proporciona información útil para tomar decisiones estratégicas. Entre los beneficios de medirla se incluyen:

  • Obtener la foto actual de la huella de la organización para conocer el punto exacto en el que se encuentra.  
  • Comprometer a la organización a una mejora de la sostenibilidad en línea con los ODS.
  • Proporcionar información de valor para tomar decisiones orientadas a potenciar impactos positivos y a eliminar, reducir y mitigar los negativos.
  • Identificar riesgos y nuevas oportunidades para posicionarse como referente.

Ese cambio hacia modos de operar más sostenibles permitirá a la empresa cumplir con la normativa actual, mejorar su imagen y reputación y generar valor compartido con sus grupos de interés. Por otra parte, cada vez hay más consumidores/as que no solo tienen en cuenta el factor económico a la hora de incorporarse a una empresa o continuar trabajando en ella. Una empresa que comunica a su personal que quiere mejorar su entorno atrae y retiene talento, y esto es fundamental para garantizar el éxito de una organización.

La necesidad de medir la huella de las empresas es una realidad inminente. Pero, llegados a este punto, lo importante es saber cómo medirla de manera correcta. Para ello, desde COPADE instamos a seguir un decálogo de buenas prácticas que permita conocer la huella de las organizaciones.

Decálogo de buenas prácticas para medir la huella y sostenibilidad

1. Identificar en que punto se encuentra la organización
El primer paso para empezar cualquier cambio es preguntarnos en qué punto está la organización y la meta que persigue. Como entidad se debe reunir a los diferentes equipos de trabajo para evaluar de qué manera está afectando la empresa a la sociedad y cómo se va a posicionar la marca en cuanto a sostenibilidad. Tras esto será posible plantearse empezar con la solicitud de la Huella de COPADE.

2. Solicitar el certificado Compromiso Huella y Sostenibilidad
Tras haber evaluado la situación internamente, lo ideal es ponernos en mano de profesionales que puedan evaluar el caso concreto. Para ello es necesario rellenar una solicitud de información sobre la medición y sello de la Huella de COPADE.

3. Diagnosticar la situación
El diagnóstico de la situación es decisivo, ya que ahora se comprobará en qué punto está realmente la organización para tomar decisiones en consecuencia.

4. Verificar dicho diagnóstico
Además, habrá que verificar el diagnóstico, y una vez se haya realizado esta segunda comprobación, la entidad recibirá un informe detallado, que le permitirá diseñar un Plan de Mejora.

5. Generación de compromiso del personal
La mejora de la sostenibilidad de una organización es trabajo de todo su personal. Cada persona conoce cómo puede mejorarse su trabajo diario. Por ello, es importante hacerle partícipe de los objetivos de la organización y proporcionarle conocimientos fundamentales de sostenibilidad para que pueda aportar acciones de mejora, desde su puesto de trabajo. Todo el personal tiene que remar en el mismo sentido. COPADE también puede dar soporte a las organizaciones en este punto.

6. Diseñar un Plan de Mejora
Este es uno de los puntos más importantes del decálogo, ya que guiaremos el modelo empresarial hacia el objetivo. El Plan de Mejora es la hoja de ruta para llegar a ser una empresa referente en la consecución de los ODS.

7. Obtener la certificación Compromiso Huella y Sostenibilidad de COPADE
El diagnóstico de Huella y el compromiso con un Plan de Mejora a llevar a cabo en el plazo de un año son los dos requisitos necesarios para obtener la certificación Compromiso Huella y Sostenibilidad se trata del primer paso en la carrera para convertirnos en una empresa con una huella positiva en el sector. Esta certificación, además de todas las implicaciones que tiene a la hora de mejorar la situación, otorga prestigio a la organización al mostrar su interés y compromiso por un modelo económico sostenible.

8. Implementación del Plan de Mejora
Si el diseño del plan es importante, poner en marcha las acciones lo es aún más, ya que materializaremos los planes con acciones concretas que llevarán a la organización a lograr los objetivos. Algunas de estas acciones serán a corto o medio plazo y otras a largo plazo, pero todas ellas servirán en una u otra medida para reconfigurar el modelo empresarial.

9. Seguimiento y evaluación y de las acciones implantadas
Tras implementar cualquier tipo de cambio en una organización, es esencial llevar a cabo un seguimiento y a evaluación de los resultados. Resulta relevante verificar que el impacto de la organización en la sociedad haya mejorado gracias al plan de mejoras implementado, en vista de este compromiso con la Sostenibilidad y el reconocimiento obtenido a través del Sello.

10. Mantenerse al día de las novedades en materia de sostenibilidad
Para mantener este compromiso a lo largo del tiempo, se debe ser conscientes de que ser una entidad sostenible y ética es una meta continua, ya que la sociedad está en constante evolución. La adaptabilidad y la observación son aspectos cruciales para enfrentar estos cambios de manera efectiva, y contribuir a la creación de una sociedad mejor a través de la organización. Por lo tanto, estar preparados y abiertos al aprendizaje y la innovación son fundamentales para lograr el objetivo.

Fuente Comunicae