Diseño, el valor añadido que capta y fideliza clientes

Los españoles se han vuelto más exigentes a la hora de elegir.

Y es que, hace tiempo que a las empresas y negocios no les basta con ofrecer un producto o servicio de alta calidad para captar a sus clientes, obligando a todos aquellos empresarios que deseen seguir cosechando éxitos a cuidar el diseño y la decoración de los espacios en los que ofrecen sus productos.

El hecho de que cada vez más españoles viajen a otros países del mundo ha ayudado en gran medida a que la sociedad se haya vuelto más exigente, no solo en España, sino también en el resto de los países del mundo.

¿Quién no ha pensado alguna vez, mientras transitaba por las calles de otra ciudad que no era la suya, que los locales comerciales y de hostelería eran mucho más bonitos y acogedores que los que hasta la fecha había conocido?

Curiosamente, ese es uno de los pensamientos más recurrentes cuando uno viaja. Evidentemente, muchos de esos locales están orientados al turismo, por lo que captar clientes por su aspecto es su máxima, algo que no suele ocurrir al apartarse de la zona turística y adentrarse en los barrios obreros de cualquier ciudad, aunque, lo cierto es que esto es un craso error.

Sin embargo, y pese a lo que algunos puedan creer, las sensaciones que debe proporcionar una empresa o negocio no deben ser distintas a las que cualquier persona experimenta en sus hogares.

“Buscamos espacios que nos atraigan visualmente, que nos hagan sentir bien y nos generen emociones positivas. Hacer que una empresa o negocio reúna las características anteriores pasa por invertir en diseño, algo que los españoles parecen haber comprendido al fin” comentan desde una empresa de reformas en Bilbao.

Y es que, la primera impresión en esto de los negocios cuenta y mucho, tanto que influye directamente en la forma en la que se ve dicho negocio. Por eso, ofrecer un espacio atractivo visualmente pero que no pierda su funcionalidad es la prima a tener en cuenta no solo para incrementar la cartera de clientes, sino también para fidelizarlos. 

El diseño es ese valor añadido que logra que los clientes se sientan tan cómodos que no deseen irse a ningún otro lugar.

<

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.