Douglas Stuart muestra las «tremendas consecuencias» del amor queer en ‘Un lugar para Mungo’:»No pude vivir un amor así»

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El escritor escocés Douglas Stuart muestra en su último libro de ficción, ‘Un lugar para Mungo’ (Penguin Random House), las «tremendas consecuencias» del amor queer en la década de los 90 en Glasgow (Escocia), especialmente en un entorno «industrial, obrero y pobre». Una historia que al autor le hace recordar el sentimiento de «exclusión» que él vivió para encajar con los grupos de jóvenes y «el sentimiento de aislamiento que conlleva lo queer».

«Esta obra es una historia de amor que yo nunca tuve, ojalá poder haber vivido algo así. Es una obra de ficción pero desde el realismo social y parte de una experiencia personal», ha explicado el autor en una rueda de prensa.

Douglas Stuart ha indicado que con esta obra ha intentado crear un «tapiz» porque cuenta una historia que a él le hubiese gustado vivir. «Yo crecí en un entorno de pobreza pero pensaba en el canon queer y los libros que a mi me gustaban sobre esto no mostraban una relación así en un entorno de clase trabajadora. Pero cuando esto ocurre, las consecuencias son tremendas», ha asegurado.

El autor ha ensalzado el realismo «social» que se expone en sus páginas y ha lamentado que en su juventud se sintiese «solo» porque no había este tipo de historias. «Me hubiera encantado leer este libro cuando era un chaval. En la literatura queer no había esa mezcla con la pobreza y eso es algo que a mi me hubiera ayudado mucho», ha criticado.

En relación con la actual literatura queer, Stuart ha reafirmado la importancia de «reflejar las diversas voces que hay». «Estamos en un lugar en el que las historias personales están en un mundo divergente. El espectro se está abriendo. En mi juventud, la sociedad queer estaba sometida a la religión y al aislamiento y ahora pueden haber muchas historias queer diferentes», ha manifestado.

El escritor ha profundizado en el personaje central, el joven adolescente Mungo con una sensibilidad «diferente al resto» de chicos de su barrio y que se cría en un ambiente masculinizado y que experimenta el «amor sexual en su fase inicial». «Escribí esta historia porque yo no lo pude experimentar así en mi juventud porque había muy poca visibilidad. Nadie podía ver que yo era gay, viví en un aislamiento total», ha revelado.

VIOLENCIA

Este libro, con el que espera que los lectores «perciban» a los personajes como parte de sus vidas, le ha valido al escritor para darse cuenta de la «dureza» de las situaciones a las que se enfrentan los hombres queer, especialmente en entornos violentos, como algunas escenas de su libro.

«La gente gay entiende absolutamente esa amenaza de violencia porque te persigue a todas partes», ha afirmado, antes de recalcar que le ha interesado situar la «violencia» y la «ternura» en puntos que pueden «coexistir». Al respecto, ha subrayado la importancia de poner el foco en las clases trabajadoras porque «han estado excluidas de estas historias». «Yo rechazo el glamour en la literatura. Hay más urgencia y dignidad en las clases trabajadoras», ha comentado.

Preguntado acerca de la masculinidad tóxica, Douglas Stuart ha rechazado que exista ese tipo de masculinidad y ha apelado a que exista un espectro «amplio» de masculinidades. «Hay muchos buenos hombres en mis libros y yo lo que intento mostrar es que la masculinidad es muy amplia», ha defendido.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.