El abogado de los judíos en el caso del Pissarro supuestamente expoliado por los nazis acusa a Cultura de «doble moral»

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El abogado que representa a la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) y la Comunidad Judía de Madrid –en apoyo de la familia Cassirer–, en el caso del cuadro de Camille Pissarro supuestamente expoliado por los nazis en la Segunda Guerra Mundial, ha acusado al Ministerio de Cultura de utilizar un «doble rasero» y una «doble moral» ya que quiere devolver los cuadros expoliados durante la Guerra Civil y el Franquismo pero no el de Pissarro.

El cuadro, titulado ‘Rue st. Honoré, aprés-midi, effet de la pluie’ se encuentra actualmente colgado en el Museo Thyssen, en Madrid. Los herederos aseguran que la propietaria de la obra, Lilly Cassirer, se vio obligada a venderla a los nazis a bajo precio a cambio de un permiso para salir de Alemania en 1939.

«Queda evidente el doble rasero, la doble moral del Ministerio de Cultura porque, por un lado, en clave electoral, dice que van a devolver los cuadros expoliados durante la Guerra Civil pero, por otro, no devuelven los cuadros inválidamente adquiridos tras el expolio en la Segunda Guerra Mundial porque eso no trae votos», ha manifestado Bernardo Cremades Jr., del despacho B. Cremades & Asociados, en declaraciones a Europa Press.

Así se ha pronunciado después de conocer que el director artístico del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Guillermo Solana, haya reiterado este lunes la postura de no renunciar al Pissarro reclamado por la familia judía Cassirer, después de que el ministro de Cultura y Deporte, Miguel Iceta, propusiera la devolución de todas las obras incautadas en la Guerra Civil o el franquismo que estén en organismos oficiales.

Frente a esta situación, el abogado sugiere al Gobierno español que deje de litigar por el cuadro de Pissarro y que la obra sea devuelta a la familia Cassirer.

«El Gobierno tiene la oportunidad de devolverlo voluntariamente y no exponerse al ridículo de una sentencia en su contra. Ellos deberían ser consecuentes del riesgo de una sentencia en su contra que podrían neutralizar devolviéndolo al igual que hacen con otros cuadros sustraídos de sus propietarios originales», ha añadido Bernardo Cremades Jr.

EL SUPREMO DE EEUU RESOLVIÓ A FAVOR DE LOS CASSIRER

El pasado mes de abril de 2022, el Tribunal Supremo de los EE.UU. resolvió de manera unánime en favor de la familia Cassirer en su controversia frente a la Fundación Thyssen-Bornemisza para la recuperación del cuadro de Pissarro.

La cuestión relevante ante el Tribunal Supremo de los EE.UU. era la determinación de la norma de conflicto de leyes relevante, es decir, si el juez americano debía aplicar la norma de conflicto de leyes federal o estatal de California para a su vez determinar el derecho aplicable al fondo del asunto: el derecho español o el derecho del estado de California.

El Tribunal Supremo de los EEUU determinó que debe aplicarse la norma de conflicto de leyes del estado de California (en lugar de la norma federal).

Tal y como explicó a Europa Press Bernardo Cremades Jr., del despacho B. Cremades & Asociados, esta decisión tiene una importancia «crucial» para el destino del cuadro habida cuenta de que, utilizando la norma de conflicto de leyes federal, los tribunales inferiores hasta ahora habían aplicado el derecho español para determinar si la Fundación Thyssen-Bornemisza debía devolver el cuadro a la familia Cassirer.

A pesar de los numerosos escritos presentados por el despacho español B. Cremades & Asociados en representación de la Comunidad Judía de Madrid y de la Federación de Comunidades de Judías de España –en apoyo de la familia Cassirer–, dichos tribunales de instancia consideraron que bajo derecho español el cuadro pertenecía a la Fundación Thyssen-Bornemisza.

Con su sentencia del pasado mes de abril, el Tribunal Supremo de los EE.UU. ordenó a los tribunales inferiores a reabrir el caso para, aplicando la norma de conflicto de leyes de California, determinar qué derecho debe aplicar al fondo de la controversia, es decir, el derecho español (como se había hecho hasta ahora) o en su lugar el derecho estatal de California.

Según explicó Bernardo Cremades Jr., «bajo el derecho sustantivo del Estado de California, incluso si la Fundación Thyssen-Bornemisza fuese un tercero de buena fe a la hora de comprar el cuadro, no podría haber adquirido su título de propiedad habida cuenta de que el cuadro fue expoliado en la Segunda Guerra Mundial».

En consecuencia, «si se aplicase el derecho sustantivo californiano, la Fundación Thyssen-Bornemisza debería devolverlo a la familia Cassirer».

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.