El arzobispo de Oviedo despide al emérito Díaz Merchán: «Cayó en tierra buena, sabiendo vivir y morir dando fruto»

OVIEDO, 17 (EUROPA PRESS)

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, ha destacado del arzobispo emérito fallecido, Gabino Díaz Merchán, que «cayó en tierra buena como dice el Evangelio, sabiendo vivir y morir dando fruto». Con estas palabras ha despedido el arzobispo asturiano a quien fuera su antecesor durante treinta años, en el funeral que se ha celebrado este viernes en la Catedral de San Salvador de Oviedo.

Durante su homilía, Sanz Montes ha señalado que Díaz Merchán fue una persona «querida», y ha destacado de él su temperamento «pegado a su tierra», Castilla y La Mancha. «No tiene mar La Mancha, ni aguas bravas que rompan su envite en acantilados», ha dicho, subrayando que tampoco «hay bosques milenarios como una alfombra bajo la que guardar misterios y vanidades». Del arzobispo emérito fallecido, ha destacado su carácter «amable y cordial, cabal y prudente», propio de «alguien bueno y sabio».

El arzobispo ha recordado que su primer encuentro con él fue el 10 de diciembre de 2009, un mes y medio antes de ser nombrado arzobispo de Oviedo. «Don Gabino me recibió en su casa con un abrazo de hermano entrañable que no olvidaré», ha reconocido, destacando que es «un gran hombre, un cristiano cabal, y un obispo de quien aprender tantas cosas». «Era ese hermano mayor que yo nunca tuve», ha dicho.

De la biografía de Díaz Merchán, el arzobispo ha destacado «episodios personales que serán determinantes», como el testimonio de sus padres al ser fusilados en la «triste persecución religiosa que sufrió la Iglesia» en los años 30. «La vida del sacerdote y luego obispo cruza momentos de un calado histórico crucial para nuestra patria y nuestra Iglesia, también en Asturias», ha explicado.

Sanz Montes ha destacado la «conmovedora eclosión de afecto y reconocimiento» hacia Díaz Merchán, «donde no han destacado las proveniencias ideológicas, sino el respetuoso agradecimiento ante alguien grande, cuya cercanía nos ha hecho a todos un poco más buenos y mejores».

Ante la muerte del arzobispo emérito, Sanz Montes ha recordado que «la palabra última no le corresponde al duelo», sino a «la certeza cristiana que deja siempre su rastro de esperanza». Así, ha revelado que, días antes de su fallecimiento, cuando estaba ingresado, Díaz Merchán le dijo que se estaba muriendo, pero que tenía paz. «Me despido de ti hasta el cielo», le dijo.

Emocionado, el arzobispo ha relatado cómo, una vez recibida el alta hospitalaria, Díaz Merchán le pidió la absolución de sus pecados.

«Que la Santina, nuestra Madre, a la que tan tiernamente amó, le acompañe en este su último viaje hasta que volvamos a encontrarnos con él en el paraíso eterno de los santos», ha pedido.

ENTIERRO

Al término de la misa exequial, el arzobispo ha derramado sobre los restos mortales de Díaz Merchán el agua que recuerda su bautismo, incienso como símbolo de haber sido «templo del Espíritu Santo» y ha señalado que está llamado a ser «piedra viva de la Jerusalén del cielo».

Los restos del arzobispo emérito han recibido cristiana sepultura en la Capilla de Covadonga de la Catedral, donde también está enterrado Javier Lauzurica, arzobispo de Oviedo nombrado en 1954. El entierro se ha realizado en la intimidad, a petición de la familia. Tras la sepultura, la celebración ha finalizado con el himno de Nuestra Señora de Covadonga.

En esta capilla descansan, en una urna, los restos de San Melchor de Quirós santo asturiano martirizado en 1858 en Vietnam. Según ha explicado el Arzobispado, Díaz Merchán había expresado hace años al deán de la Catedral, Benito Gallego, su deseo de ser enterrado en esa capilla. Don Gabino celebró, el 20 de septiembre de 1969, su primera misa como arzobispo de Oviedo.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.