El arzobispo de Pamplona calusurará el próximo domingo el Año Ignaciano con una misa en el Santuario de Loyola

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, junto al superior general de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa, celebrarán una misa el próximo domingo 31 de julio en el Santuario de Loyola para clausurar el Año Ignaciano con el que los jesuitas han celebrado la conversión de San Ignacio y la espiritualidad ignaciana.

La eucaristía, que se celebra con motivo de la solemnidad del santo, tendrá lugar a las 12:00 horas y será retransmitida desde el canal de YouTube de la Curia de Roma.

Además, en el momento de acción de gracias tendrá lugar un acto de consagración al Sagrado Corazón de Jesús, siguiendo la fórmula del jesuita Pedro Arrupe que renovó la primera consagración que realizó en 1872 el padre general Pieter Jan Beckx, según informan los jesuitas en un comunicado recogido por Europa Press.

En España, colegios, parroquias, universidades y centros culturales y sociales de los jesuitas han secundado la celebración del Año Ignaciano con diversas iniciativas como: publicaciones de libros, números especiales de revistas, peregrinaciones presenciales y ‘online’, ejercicios espirituales, eucaristías, conferencias, exposiciones, conciertos, obras de teatro y películas, entre otras.

Asimismo, la Compañía de Jesús ha destacado que el Año Ignaciano ha servido también para renovar dos de los santuarios más emblemáticos para la congregación: Loyola y Manresa.

El coordinador de ‘Ignatius 500’, Abel Toraño, ha asegurado que «el itinerario de la conversión del joven cortesano, Íñigo, ha servido de estímulo para proponer iniciativas apostólicas muy diversas» y ha invitado a preguntarse si estas propuestas han impulsado a cada uno a «caminar hacia la cumbre». Toraño ha mostrado su deseo de que esa cumbre, «la conversión así entendida», no sea el final del camino «sino el principio de toda novedad guiada por el Espíritu».

A nivel universal, la Compañía también ha celebrado este Año Ignaciano en todos los países donde está presente siendo un momento especial la celebración de la eucaristía de acción de gracias en Roma, con la participación del Papa Francisco, por el 400 aniversario de la canonización de cinco santos, los dos jesuitas San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier, los dos españoles Santa Teresa de Jesús y San Isidro Labrador y el italiano San Felipe Neri.

En esta celebración, el Pontífice tuvo una petición especial: «Queridos hermanos y hermanas, que el santo padre Ignacio nos ayude a custodiar el discernimiento, nuestra preciosa herencia, tesoro siempre válido para difundir en la Iglesia y en el mundo, que nos permite ‘ver nuevas todas las cosas en Cristo'».

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.