El Departamento de Oftalmología del Instituto Universitario Dexeus habla acerca de la retinopatía diabética

La diabetes es un trastorno metabólico crónico que afecta a millones de personas en el mundo. Entre sus complicaciones, la retinopatía diabética destaca por su impacto en la visión. Esta relación entre diabetes y problemas oftalmológicos es crucial para comprender y abordar la salud de manera integral desde una perspectiva multidisciplinar.

El Departamento de Oftalmología del Hospital Universitario Dexeus pone el foco en la importancia de la detección temprana de afecciones como la retinopatía diabética, con el fin de realizar los tratamientos a tiempo para evitar consecuencias que modifiquen repentinamente la calidad de vida de las personas. 

Retinopatía, un efecto de la diabetes

La diabetes implica un desequilibrio en los niveles de azúcar en sangre y puede derivar en graves problemas de salud. Afecta a distintas partes del cuerpo como el corazón, los nervios e incluso los ojos. En este sentido, la retinopatía puede darse como una consecuencia de la diabetes. Según estudios, poco más de la mitad de pacientes con diabetes tipo B sufren alteraciones en los vasos sanguíneos, a la vez que pacientes con diabetes tipo A tienen más posibilidades de padecer retinopatía a una edad temprana. 

En cualquiera de los casos, al padecer esta afección, la retina se daña debido a que los altos niveles de azúcar en sangre provocan un deterioro de los vasos sanguíneos situados allí. La retinopatía diabética puede derivar en la pérdida de visión si no es identificada y controlada a tiempo. Factores como la duración de la diabetes, un control deficiente del azúcar y la presión arterial alta incrementan el riesgo de padecerla. No obstante, un control adecuado de la diabetes sumado a una dieta saludable, ejercicio y la medicación correspondiente, pueden disminuir las posibilidades de desarrollarla.

Retinopatía diabética: diagnóstico y tratamiento

La retinopatía diabética en etapas tempranas no suele presentar ningún tipo de sintomatología. En la retinopatía diabética proliferativa, que constituye una etapa avanzada de la enfermedad, sí se presentan síntomas como la visión borrosa e incluso el sangrado dentro del vítreo, pudiendo ocasionar una pérdida importante de visión o ceguera

En ese marco, es clave realizar controles oftalmológicos regulares con el fin de detectar si hubo cambios en la retina. El tratamiento depende de factores como la edad del paciente, su estilo de vida y qué tan dañada se encuentra la retina. Puede ir desde un control riguroso del azúcar y de la presión arterial hasta procedimientos láser o inyecciones intraoculares en etapas avanzadas. 

La prevención juega un papel vital en este tipo de afecciones. El control estricto de la diabetes, un estilo de vida saludable y el control médico regular son claves para reducir el riesgo de desarrollar retinopatía diabética u otras enfermedades.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.