El Dr. Daniel Cabezalí habla sobre el hipospadias y cómo hacerle frente

El hipospadias es una malformación urinaria y genital que se presenta desde el nacimiento. Esta dificulta la micción, porque la abertura de la uretra se sitúa en la parte inferior del pene, haciendo que la dirección del chorro miccional no sea la correcta. Además, la dirección de las futuras eyaculaciones tendrá la misma orientación, por lo que, al no estar posicionada hacia el frente, las probabilidades de embarazo pueden reducirse.

En este sentido, el Dr. Daniel Cabezalí es un urólogo pediátrico Madrid que se especializa en este tipo de cirugía. Por medio de este procedimiento, sus pacientes logran orinar con normalidad y, por tanto, en un futuro, la fecundidad no se verá alterada.

Todo sobre el hipospadias: síntomas y factores de riesgo

En los primeros días del nacimiento, los médicos suelen identificar si el niño tiene alguna alteración genital como el hipospadias. A modo de referencia, esta es una enfermedad congénita en la cual el meato urinario se encuentra en la parte inferior del pene, el cual debería estar en la punta. También se caracteriza por una curvatura hacia abajo del pene y la piel del prepucio posicionada de una manera anormal. En función de la posición del meato, de la curvatura y de otros aspectos, los hipospadias se clasifican en distintos grados de gravedad y en algunas ocasiones las cirugías se deben plantear en varias fases.

Teniendo en cuenta que la uretra es el conducto por donde se vacía la vejiga, es importante realizar un tratamiento adecuado para restablecer su formación. Se debe operar para colocar el orificio de salida en su posición, corregir la curvatura del pene y darle un aspecto estético al mismo. Si no ha sido diagnosticado al nacimiento, los padres pueden identificarlo en los primeros meses de vida a través de los síntomas, como abertura de la uretra fuera de la punta, una curvatura descendente, aspecto encapuchado y rociado anormal de la orina.

Urología pediátrica para resolver hipospadias a una edad temprana

Esta es una malformación que se desarrolla mientras el feto está en proceso de crecimiento, no obstante, la genética, antecedentes familiares y la exposición a determinadas sustancias durante el embarazo pueden ser factores de riesgo para este problema.

Aunque el defecto no dificulta el cuidado en general del pequeño, siempre se recomienda acudir a un médico cuando se nota un aspecto anormal.

Generalmente, los niños que presentan esta malformación suelen tener problemas para aprender a usar el baño, ya que la orina no está bien direccionada, también, su curvatura es más evidente con la erección y tienen problemas de alteraciones de eyaculación.

El Dr. Cabezalí ofrece opciones de diagnóstico, intervención y seguimiento en función del tipo de hipospadias. El hipospadias es una patología delicada, que genera mucho estrés en los padres, principalmente en el postoperatorio, ya que el paciente debe tener la zona vendada durante unos días.

El Dr. Cabezalí es un urólogo infantil con mucha experiencia realizando este tipo de operaciones. Por medio de un proceso personalizado, se encarga de identificar el problema, así como de realizar una intervención adecuada para que el niño recupere la forma y función normal de sus genitales.

Además de esto, realiza el procedimiento de hidronefrosis, criptorquidia o testículo no descendido, fimosis y otras patologías asociadas con el aparato reproductor masculino.

De cualquier forma, identificar y tratar tanto el hipospadias como el resto de problemas relacionados es fundamental para el desarrollo adecuado de los genitales del niño.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.