El embajador de Ucrania afirma en Gernika que buscarán formas de lograr más armamento para «conseguir la victoria»

Denuncia el «chantaje» de Putin al mundo con la amenaza del armamento nuclear y afirma que los referéndums que promueve son «ilegales»

BILBAO, 21 (EUROPA PRESS)

El embajador de Ucrania, Serhii Pohoreltsev, ha afirmado este miércoles en Gernika (Vizcaya) que Ucrania buscará nuevas formas de lograr más armamento para «conseguir la victoria» sobre Rusia, después de que Vladimir Putin haya anunciado el envío de 300.000 reservistas a la guerra.

Además, ha denunciado el «chantaje» que Putin hace al mundo con la amenaza de utilizar armamento nuclear y ha asegurado que los referéndum que promueve en territorios ocupados por las tropas rusas son «ilegales».

Pohoreltsev ha realizado estas declaraciones a los periodistas en Gernika, donde ha participado en la jornada titulada ‘Ucrania: efectos devastadores de la agresión rusa y la perspectiva de reconstrucción en tiempos de hoy y posguerra’.

«Tenemos que buscar más formas para conseguir más armamento y para poder lograr la victoria. La victoria para nosotros significa poner fin a la guerra y recuperar nuestros territorios ocupados por Putin», ha señalado.

En cuanto a los referéndum que se plantean celebrar en territorios ocupados por los rusos, impulsados por Putin, el embajador ucraniano ha destacado que se trata de consultas «ilegales, ilícitos, que no tienen ningún sentido». «Ninguno de los países civilizados va a aceptarlos, como no ha aceptado todo el mundo los referéndum anteriores en Crimea. No van a tener validez jurídica», ha manifestado.

Serhii Pohoreltsev ha afirmado que Vladimir Putin «trata de usar este tipo de elecciones o referendum ilegales para poder seguir con sus planes de ocupar los territorios» de Ucrania, y acabar con el país.

Pohoreltsev ha mostrado su especial preocupación por la presencia de las tropas rusas en la planta nuclear ucraniana de Zaporiyia, que fue bombardeada por los invasores. «Es una amenaza enorme para todo el mundo, no solo para Ucrania. Es un chantaje de Putin a todos, por su presencia allí y la posibilidad de usar la energía atómica», ha indicado.

EXPOSICIÓN ‘¡MAMÁ, NO QUIERO LA GUERRA!’,

El embajador de Ucrania también ha intervenido, junto a la embajadora de Polonia, Anna Sroka, y el alcalde de Gernika (Bizkaia), José María Gorroño, en la inauguración de las exposición en la Casa de Cultura Kultur-Etxea de la localidad vizcaína ‘¡Mamá, no quiero la guerra!’, que muestra dibujos de niños ucranianos relacionados con el actual conflicto armado en Ucrania, y de niños polacos de la época de la Segunda Guerra Mundial.

Serhii Pohoreltsev ha recordado que los niños polacos fueron atacados durante la Segunda Guerra Mundial al igual que ahora están haciendo los rusos con los niños ucranianos y a la población civil, en general, porque «atacan y bombardean las ciudades». «No puedes sentirte seguro en ninguna parte de Ucrania», ha añadido.

Entre todos los fallecidos en la guerra en Ucrania se encuentran, según ha resaltado, 400 niños. Además, ha agradecido a Polonia por su apoyo y solidaridad, así como «a todo el mundo civilizado y a los españoles que comparten» los ideales de los ucranianos.

El representante ucraniano ha señalado que esta mañana han oído las declaraciones del presidente de Rusia anunciando el envío de 300.000 reservistas rusos a la guerra y ha afirmado que Vladimir Putin no ceja en su intención de «ocupar territorios y acabar con Ucrania».

«Por eso tenemos que seguir luchando», ha indicado, para reclamar que se siga respaldando a los ucranianos. En su opinión, actos culturales como el desarrollado en Gernika también ayudan a mantener la atención en la guerra y «va a ayudar a ponerla fin». «Para nosotros significa recuperar todos nuestros territorios y vivir en el mundo civilizado», ha insistido.

Por su parte, la embajadora de Polonia ha denunciado «los errores» que han llevado a anteriores guerras y que ahora se repiten en el conflicto bélico que sufren hoy los ucranianos, entre ellos niños y jóvenes».

«Casi un millar de niños han muerto o han resultado heridos por la agresión de Rusia a Ucrania porque no han discriminado entre civiles y combatientes. La guerra ha dejado a más de tres millones de niños refugiados, mientras que otros tres millones huyeron de sus hogares, pero permanecieron en Ucrania como desplazados internos», ha añadido.

En este sentido, ha afirmado que, aunque los pequeños «no tienen nada que ver con las causas de la guerra, suelen ser los más afectados». Asimismo, ha subrayado «la importancia» de que la exposición de niños que vivieron la Segunda Guerra Mundial y los que en la actualidad sufren la guerra en Ucrania se celebre en el municipio vizcaíno por su simbología al haber sido bombardeada durante la guerra civil española.

Sroka ha subrayado que la muestra refleja «la misma imagen de la guerra vista a través de los ojos de un niño», pese a que les separan 76 años. En todo caso, ha expresado su esperanza en que las ciudades y pueblos de Ucrania «pronto se puedan convertir en símbolos de paz y de libertad».

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.