El Gobierno justifica derogar la sedición por la «convivencia» en Cataluña y el PP habla de «conveniencia»: Día de cobro

Vox acusa a PSOE y Podemos de redactar la propuesta «a cambio» de los PGE, mientras Cs afea que den «un golpe al CP»

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El PSOE y Unidas Podemos (UP) han justificado este jueves su propuesta para derogar el delito de sedición en la necesidad de favorecer la «convivencia» en Cataluña, a lo que el PP ha reaccionado advirtiendo de que en realidad se trata de «conveniencia», para aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con el apoyo de los independentistas catalanes y Bildu.

El diputado socialista Francisco Aranda ha sido el encargado de defender la postura del PSOE, algo que le ha echado en cara la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra, recriminando que el presidente del Gobierno se haya ausentado de este debate parlamentario, que la jefa de la Cámara Baja, Meritxell Batet, ha tenido que detener en varias ocasiones ante el griterío de sus señorías.

«Mi partido se puede equivocar, pero mi partido nunca se va a esconder. Los socialistas nos enfrentamos a los problemas de cara y hacemos política para buscar soluciones desde el diálogo y desde la búsqueda del entendimiento entre diferentes, que es lo único que construye país y sociedad», ha dicho Aranda, para acusar al PP de «sentarse en un sillón a fumarse un puro» ante los sucesos que desembocaron en el referéndum ilegal del 1-O.

Aranda ha confrontado la situación de Cataluña en 2017 y en 2022. Así ha afirmado que «nunca hubo más independentistas que con (Mariano) Rajoy», recalcando que entonces existía ‘juntos por el sí’ y se aprobaban «resoluciones ilegales» en el Parlament, mientras que «hoy se cumple la ley y la convivencia se recupera», a lo que ha añadido que «ahora hay un Govern roto y sin rumbo».

«Señorías del PP, cinco años después es obvio que la política del Gobierno surte efectos y les molesta», ha aseverado, para enmarcar la resistencia a esta reforma penal en una «jauría política» mayor que habría comenzado con la moción de censura contra Rajoy y cuyo objetivo sería deslegitimar al Gobierno.

En este punto, ha acusado al PP de que «están comprando a Vox su oferta a los españoles, que es odio, mentira y manipulación», y le ha avisado de que con esa «política teledirigida» y «moderación de boquilla» no lograrán sus objetivos: «Lo que les queda con Pedro Sánchez».

«UNA EXIGENCIA DE EUROPA»

Aranda también ha aducido que la reforma penal que proponen PSOE y UP es necesaria para armonizar el derecho español con los países de nuestro entorno europeo y para «actualizar» un precepto penal de «redacción decimonónica».

En la misma línea se ha expresado el diputado ‘morado’ Jaume Asens, que ha puesto sobre la mesa cinco argumentos, haciendo hincapié en que «no se ajusta a los estándares de nuestro entorno, es una exigencia europea», y en que «es un paso importante para desjudicializar el conflicto en Cataluña».

Ha aducido igualmente que la sedición es un vestigio franquista, por lo que se trataría también de «una exigencia democrática», y que «es una amenaza al derecho de protesta y manifestación».

Además, ha cargado contra Junts al decir que «están mintiendo a la gente» por trasladar la idea de que «esto es un acto de renuncia, de rendición y de traición a Cataluña». «En su afán por desconectar de España están desconectando de la realidad», les ha advertido.

También se ha dirigido al PP para achacarle que «son una auténtica fábrica de independentistas» que «acuden al odio para confrontar territorios y pueblos». «El secesionismo fiscal, el independentismo de los ricos, de la señora (Isabel Díaz) Ayuso, esa es la verdadera amenaza» a España, ha sostenido.

«HOY ES DÍA DE COBRO»

Por su parte, Gamarra ha contestado que «la derogación de la sedición no es una demanda social sino un pago del Gobierno al independentismo catalán» a cambio de su apoyo para sacar adelante los PGE. «Aquí no estamos hablando de convivencia, de lo que estamos hablando es de conveniencia, que es una cosa bien diferente. Se han aprobado los PGE y sus socios exigen pagos al contado y hoy es día de cobro», ha ilustrado.

En esta línea, ha retado al PSOE a aclarar si acabará reformando el delito de malversación –por el que también fueron condenados los líderes del ‘procés’–. «Sería interesante que respondieran», ha planteado, para ironizar a continuación con que aquí socialistas e independentistas tendrían «intereses comunes», en alusión a los condenados por los ERE de Andalucía.

Gamarra ha rechazado los argumentos de socialistas y ‘morados’, negando que haya necesidad de homologar el Código Penal español con otros europeos. A este respecto, ha mencionado los códigos italiano, alemán, francés y portugués y, «sin salir de España, el informe desfavorable del Tribunal Supremo (TS) en relación con los indultos».

Con todo, ha acusado al PSOE y a los diputados socialistas individualmente de «engañar» a los españoles, ejercer de «abogados defensores» de los condenados por el ‘procés’ y reescribir la sentencia del TS, alertando de que el objetivo final sería «la amnistía y la autodeterminación». «El 155 no es suficiente, es necesario el reproche penal y no la impunidad», ha concluido.

VOX Y CIUDADANOS

El diputado de Vox Javier Ortega Smith también ha acusado al PSOE y a Unidas Podemos de actuar con «connivencia y complicidad» para «recibir a cambio el beneficio de los Presupuestos».

El dirigente ha acusado a ambas formaciones de otorgar una «amnistía» a los golpistas con una «desviación de poder» que –según ha dicho– «busca deslegitimar» a todos aquellos que se enfrentaron a los independentistas, en referencia a su partido, a los fiscales y al TS.

«Vox volverá a penar los delitos que ustedes van a derogar», ha dicho Ortega Smith, tras insistir en que España ni es «mercancía» propiedad del Gobierno ni está «en venta».

Por su parte, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha manifestado que la propuesta supone «un golpe al CP desde el propio Gobierno de España» y «un auténtico delito contra la democracia española». A su juicio, «el próximo intento de golpe de Estado estará apadrinado por el señor Pedro Sánchez».

«Esto es demencial. Es como si quieren negociar la normativa anti-incendios con pirómanos que están diciendo que quieren volver a quemar el bosque», ha subrayado para avisar de que los partidos que conforman el Ejecutivo «no se contentan con la sedición», sino que intentan modificar la malversación «por la puerta de atrás».

BILDU Y PNV

Desde Bildu han asegurado que la derogación de la sedición es «positiva» para la «desjudicialización del conflicto político en Cataluña». «No hay más que ver las reacciones de la derecha para ver que mala no es», ha señalado el diputado Jon Iñarritu.

Iñarritu también ha reprochado a dirigentes del PSOE como Patxi López y Nadia Calviño algunas de sus «incomprensibles» declaraciones. «Esta medida no puede ir enfocada en detener ni entregar a nadie», ha dicho, en alusión al ex presidente catalán Carles Puigdemont.

Por el PNV, el diputado Mikel Legarda ha defendido que la supresión de la sedición es una «respuesta» a la «crisis política» en Cataluña», apostillando que este delito «una suerte de ornitorrinco jurídico» que «sufre una notable incertidumbre estructural».

El diputado del BNG Néstor Rego ha incidido en que la propuesta «no solo va de Cataluña», sino de «democracia», porque «es necesario para avanzar», pero ha anunciado enmiendas porque que el delito de desórdenes públicos que se plantea supone una «conculcación aún más profunda de libertades y derechos».

Ana Oramas, de Coalición Canaria, ha avanzado que no apoyarán ni esta reforma «ni desde luego la malversación», mientras que José María Mazón, del Partido Regionalista de Cantabria, también ha mostrado su oposición. Y, desde Unión del Pueblo Navarro, Carlos García Adanero ha advertido al Gobierno sobre sus socios indepedentistas: «Les están chuleando».

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.