El Gobierno propone valorar la «mayor necesidad de apoyos» y no solo el grado para acceder a las ayudas por Dependencia

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El IMSERSO, dependiente del Ministerio de Derechos Sociales, ha enviado a las comunidades autónomas una propuesta de modificación de la Ley de Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia en la que propone tener en cuenta las «mayores necesidades de apoyo» y no solo el grado de Dependencia para acceder a las ayudas contempladas en la ley.

En la ley que está en vigor desde enero de 2007 se establece que la prioridad en el acceso a los servicios vendrá determinada por el grado de dependencia y, a igual grado, por la capacidad económica del solicitante.

Según el borrador de propuesta de reforma del Gobierno, al que ha tenido acceso Europa Press, se incorpora el concepto «mayor necesidad de apoyos» junto al de grado de dependencia, como criterio para acceder a todos los servicios y prestaciones recogidas en la ley con el objetivo de «flexibilizar desde la consideración de cada situación particular no solo el Grado reconocido sino también las circunstancias de cada caso».

También se suprime la incompatibilidad de las prestaciones y servicios pues, según se especifica en la propuesta de reforma, «carece de sentido establecer un régimen de incompatibilidades si se pretende un sistema que se adecue a las circunstancias de cada persona en cada momento».

SERVICIO DE ASISTENCIA PERSONAL

Asimismo, el Gobierno propone modificar la ley para reconocer la figura de la «Asistencia Personal» como servicio del catálogo. El objetivo es, según se precisa en el texto, «la prestación de un servicio de asistencia personal, durante un número de horas, para realizar o colaborar con las tareas de la vida diaria que la persona en situación de dependencia establezca en sus contextos domiciliarios o comunitarios», sin quedar limitado al acceso a la «educación y al trabajo».

En cualquier caso, se mantiene plenamente la posibilidad de que las personas en situación de dependencia puedan recibir este servicio de asistencia personal a través de una prestación económica.

Igualmente, la propuesta enviada por el IMSERSO a las CCAA incorpora el derecho de todas las personas en situación de dependencia a recibir, si residen en su domicilio y así lo desean, el servicio de teleasistencia, una modificación avalada por el Acuerdo del Consejo Territorial de 15 de enero de 2021 de Plan de Choque para el Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD).

La finalidad del servicio, según se indica en el texto, es «favorecer la permanencia y el bienestar de la persona en situación de dependencia en su domicilio y la participación en su entorno comunitario, potenciando su autonomía y previniendo, detectando y, en su caso, interviniendo, entre otras, ante situaciones de emergencia, inseguridad, soledad y aislamiento».

AYUDA EN EL DOMICILIO Y EN LA COMUNIDAD

Por otra parte, respecto al Servicio de Ayuda a domicilio, la propuesta amplía el concepto con mayor dimensión comunitaria, de forma que se refiera al conjunto de actuaciones llevadas a cabo no solo en el domicilio –como ocurre ahora– sino también en el entorno comunitario próximo al mismo de las personas en situación de dependencia «con el fin de atender sus necesidades de la vida diaria, prestadas por entidades o empresas, acreditadas para esta función».

En concreto, el borrador precisa que podrán ser servicios relacionados con la atención personal en la realización de las actividades de la vida diaria o servicios relacionados con la atención de las necesidades domésticas o del hogar: limpieza, lavado, cocina u otros.

En cuanto al Servicio de Atención residencial, el Gobierno propone modificar la definición desde la óptica de la atención centrada en la persona y de desinstitucionalización. Así, la nueva definición hace hincapié en la necesidad de que este servicio ofrezca «un entorno seguro, confortable, inclusivo y accesible, donde a las personas en situación de dependencia que allí viven se les prestan los apoyos y cuidados personalizados que precisen para el desarrollo de su proyecto de vida y el ejercicio de sus derechos, de acuerdo con su voluntad y preferencias».

En este sentido, el texto propuesto también incide en que las prestaciones del Sistema SAAD «respeten las circunstancias, preferencias y voluntad de cada persona en situación de dependencia en el diseño, planificación y seguimiento de sus intervenciones».

Por otro lado, la propuesta del IMSERSO amplía la aplicación de una escala específica de valoración para niños y niñas de 0 a 6 años que necesiten ayuda a domicilio y, en su caso, prestaciones económicas vinculadas y para cuidados. En la ley actual, esta escala de valoración específica solo se aplica para los menores de 3 años.

Asimismo, propone introducir una mejora técnica en la ley, en lo que se refiere a la revisión del grado de dependencia, para posibilitar modificaciones de Programa Individual de Atención (PIA) «sin que necesariamente se deban incoar nuevos procedimientos administrativos».

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.