El Gordo: la historia de la lotería de Navidad en España

Con una historia que sobrepasa los 200 años, es uno de los sorteos más famosos y jugados en el mundo. En todo ese tiempo son muchas las anécdotas, episodios casi míticos y curiosidades que se han tejido alrededor de la lotería de Navidad con sus muy ansiados premios

Los días 22 de diciembre de cada año puede decirse que toda España e incluso en buena parte de otros países esperan los resultados del Gordo tanto como la Nochebuena o el Año Nuevo

Un día muy esperado y con muchas esperanzas

Ese tan esperado día de diciembre que hoy rebasa las fronteras de España y con el mismo ánimo y las mismas expectativas en otros países, como puede constatarse en https://www.nachgefragt.net/lotto-online/el-gordo/, ha crecido con pasos gigantescos desde su primer sorteo.

Corrían los tiempos de las Cortes de Cádiz, y fue en las navidades de 1812 cuando que se realizó el primer sorteo de la lotería de Navidad, con el mismo sistema de números de cinco dígitos en billetes impresos de diez fracciones o décimos.

A partir de entonces, con muy ligeras modificaciones y a pesar de ciertos períodos históricos de conflictos como la Guerra Civil de España, el Gordo ha crecido en importancia, en número de jugadores y en la suma correspondiente a cada premio.

No fue sino en 1897 cuando en los décimos aparecieron impresos por primera vez con el nombre de Sorteo de Navidad. Y fue en 1957 cuando comenzó a ser televisado.

Desde el año 2002 los premios comenzaron a contarse en euros y el aumento de los números en juego pasó en 2011 de 85.000 a 100.000, dada la inmensa demanda de décimos.

Ya desde los primeros días de julio se inicia la venta de los billetes. Y aun así pocas horas antes de su realización se forman largas filas en muchos de los lugares donde los venden.

Manos y voces inocentes para la suerte 

La Lotería de Navidad o el Gordo de España ya es de por sí una institución de gran reconocimiento que añade a su historia a otras instituciones y personajes, como los Niños de San Ildefonso, parte fundamental de su larga trayectoria.

La popularidad de estos niños en relación con la lotería data de 1771, cuando un niño de esa institución benéfica fue el encargado de extraer y cantar el premio en un sorteo realizado el 9 de marzo de ese año.

Desde aquella ya remota fecha para los sorteos se selecciona a aquellos niños con el mejor timbre de voz para extraer los números y cantar los tan esperados premios. Es de hacer notar que la participación de las niñas se inició en 1984, con el mismo criterio para ser seleccionadas y con el mismo adiestramiento para su buen desempeño.

Son esas manos y voces infantiles las que todos los 22 de diciembre por la mañana han extraído y anunciado a los miles y miles de esperanzados ciudadanos de varios países del mundo quiénes son los afortunados ganadores.

Sin ellos es inconcebible el Gordo de Navidad por ser parte esencial de su historia de más de dos siglos y de su presente.

Anécdotas y curiosidades del Gordo de Navidad

Tal vez como ninguna otra lotería en el mundo, el Gordo es motivo y razón de innumerables anécdotas y curiosidades en muchas de las cuales no faltan las supersticiones como ingrediente principal.

Una de las curiosidades más destacadas es la que tiene que ver con que jamás se ha suspendido el sorteo. Ni siquiera durante la Guerra Civil, porque en 1938 los bandos en que se hallaba dividida España realizaron su sorteo de Navidad, uno en Barcelona y otro en Burgos.

En toda su larga historia hay dos números que han sido los ganadores del primer premio dos veces, lo que en términos de probabilidades es sumamente difícil si se tiene en cuenta que son números de cinco dígitos. Tales números ganadores en dos oportunidades son el 20.297, en 1903 y 2006, y el 15.640 en 1956 y 1978.

Quizá la más famosa de las historias curiosas es la que protagonizaron dos amigos sevillanos. Uno compró su décimo en Madrid porque estaba en esa ciudad de visita y el otro jugó el suyo en Sevilla, y de esos números uno fue el primer premio y el otro el segundo. Extrañísima coincidencia y capricho del azar.

El caudal de supersticiones respecto a cómo y qué debe hacerse para resultar ganador puede decirse que es infinito. Y una de las más comunes afirma que cuando se va a comprar el décimo debe entrarse con el pie izquierdo en la administración y que el lotero lo entregue con la mano derecha.

Fechas de nacimiento o de bodas o de algún suceso importante en la vida de las personas, entre tantas otras formas de seleccionar números, se combinan en la búsqueda anual de los números afortunados.

Y todo esto se resume en que acertar el premio mayor u otro premio importante del Gordo sin duda que cambia la vida como lo ha hecho con muchos ganadores.


Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.