El juez del caso Villarejo crea una nueva pieza separada sobre el presunto espionaje al excónsul de Letonia en Barcelona

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El juez de la Audiencia Nacional encargado de la instrucción del ‘caso Villarejo’ ha creado una nueva pieza separada en la macrocausa sobre los muchos y variados trabajos del comisario jubilado que versa sobre el presunto espionaje al que fuera cónsul de Letonia en Barcelona y presidente de la Plataforma Pro Seleccions Catalanes Xavier Vinyals.

Según ha adelantado ‘La Razón’ y han confirmado a Europa Press fuentes jurídicas, el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6, Manuel García Castellón, indagará en el encargo que un supuesto enemigo de Vinyals encomendó a Villarejo y a su empresa, Cenyt, para utilizar información en algunas de las causas judiciales en las que el cónsul estaba inmerso.

En concreto, el citado Vinyals fue uno de los detenidos en octubre de 2020 en la operación ‘Voloh’, por el presunto desvío de fondos al independentismo que se investiga en el Juzgado Central de Instrucción Número 1 de Barcelona, junto al exconseller de ERC Xavier Vendrell y el exdirigente de CDC y presidente de Aguas de Cataluña, David Madí.

Según informa el citado diario, las pesquisas se encuentran todavía en una fase inicial y afectan únicamente a cuatro personas. Todo gira en torno a un encargo de unos 18.000 euros que, presuntamente, un empresario, D. C., pagó a Villarejo, a su socio Rafael Redondo y a un policía catalán en segunda actividad, Antonio Giménez Raso, para investigar los asuntos privados de Vinyals y utilizar esta información en su contra.

LA INMENSIDAD DE TÁNDEM

La creación de esta nueva pieza se suma a la treintena de investigaciones que se acumulan en la macrocausa ‘Tándem’. Algunas de ellas, en concreto los proyectos conocidos como ‘Iron’, ‘Land’ y ‘Pintor’, ya están siendo ventiladas desde el pasado mes de octubre en lo que es el primer juicio contra Villarejo en esta causa.

La Fiscalía Anticorrupción reclama para Villarejo una pena de prisión de 109 años de cárcel, multas que superarían los 950.000 euros –a las que habría que sumar las indemnizaciones de las que respondería solidariamente junto a las otras personas que resultaran condenadas–, así como inhabilitaciones para ejercer cargo y empleo público y para el sufragio pasivo.

Este primer juicio de ‘Tándem’ comenzó casi cuatro años después de que el comisario Villarejo fuera detenido por una causa que ha ido engordando hasta configurar un puzzle compuesto por los numerosos y diversos encargos que recibió a través de CENYT, su grupo empresarial, radicado en la Torre Picasso de Madrid.

<

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.