El PIB de Cataluña crecerá un 3,4% en el año 2016

Para el ejercicio 2017 mantiene la última estimación del 2,7%

El PIB de Cataluña crecerá un 3,4% en el año 2016, cinco décimas más que España (2,9%) y el doble que la media de la zona euro (1,7%). Así lo indican las previsiones macroeconómicas para los años 2016 y 2017 que ha elaborado el departamento de la Vicepresidencia y de Economía y Hacienda, y que se incluirán en el proyecto de presupuestos para el 2017. La nueva previsión del 2016 es cinco décimas superior la estimación que publicó el departamento en mayo pasado (2,9%) e iguala el dato de crecimiento de 2015.

En cuanto al crecimiento para el 2017, el Gobierno mantiene la previsión en el 2,7% anunciado hace seis meses. Las estimaciones de 2017 recogen un cierto agotamiento de varios factores externos que han incentivado el crecimiento en los últimos años: el ciclo bajista del precio del petróleo se empieza a revertir -de hecho, el FMI prevé un alza el 2017-, la política monetaria está agotando su recorrido a la baja y, en tercer lugar, la evolución de la cotización del euro, hasta ahora muy positiva, es más incierta. Sin embargo, la dinámica económica de Cataluña para el 2017 (2,7%) se mantiene dentro de unos registros positivos y bastante por encima de la media de la zona euro (1,5%).

Las previsiones sobre la evolución del mercado de trabajo indican que la tasa de paro continuará bajando este año para situarse en el 16%, mientras que en 2017 llegará al 14,4%. El Gobierno estima que el próximo año el volumen de puestos de trabajo creados suba un 2,2%, con un total de 69.000 puestos nuevos, que se sumarán a los 91.400 puestos de trabajo generados en 2016.

Aportación del consumo privado

El año 2017, la demanda interna continúa creciendo espoleada por el consumo de los hogares, aunque su aportación al crecimiento del PIB (2,2 puntos) se modera respecto de los dos años anteriores (3,5 puntos en 2015 y 3 en 2016). El consumo de las administraciones públicas continúa la recuperación iniciada en 2015, aunque a un ritmo suave (1,2% en 2016 y 1,3% en 2017). En cuanto a las inversiones, la formación bruta del capital -incluyendo la variación de existencias-, mantiene la tendencia positiva de los últimos años, gracias a la fortaleza de la economía, la relajación de las condiciones de acceso al crédito y los bajos tipos de interés.

En cuanto a la demanda externa, destaca el comportamiento positivo de las exportaciones, en línea con la dinámica de los últimos ejercicios. Concretamente, se prevé un repunte del 5,5% en 2016 y del 4,9% en 2017. Paralelamente, las importaciones ralentizarán su crecimiento de forma progresiva (6,4% en 2016 y 4,6% en 2017) . Por ello, este año, la aportación al crecimiento del PIB catalán del saldo de intercambios comerciales con el extranjero será neutra, mientras que en 2017 se prevé que el saldo tenga una aportación positiva de cinco décimas. Cabe destacar que, como consecuencia de la moderación generalizada de la demanda interna, la aportación de los intercambios comerciales con el resto del Estado será de tres décimas en 2016 y de una décima en 2017.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.