El PNUMA nombra ‘Campeones de la Tierra’ 2022 a un economista, un ecologista, una empresa, un activista y una bióloga

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha premiado a un economista, una empresa, una activista por los derechos de las mujeres y una bióloga de vida silvestre como ‘Campeones de la Tierra 2022’ por su acción transformadora para prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas.

El premio ‘Campeones de la Tierra’ es el máximo galardón ambiental de la ONU y fue creado en 2005 para distinguir la labor de los pioneros al frente de las iniciativas para proteger el mundo natural. Desde entonces, han sido 111 los galardonados: 26 líderes mundiales, 69 personas físicas y 16 organizaciones.

Los nuevos miembros del distinguido club de premiados son la empresa libanesa Arcencial, premiada en la categoría ‘Inspiración y Acción’ por haber sentado las bases para la estrategia nacional de gestión de residuos del país. En la actualidad, Arcenciel recicla más del 80 por ciento de los residuos hospitalarios potencialmente infecciosos del Líbano.

Además, en la categoría ‘Inspiración y Acción’, el PNUMA ha galardonado al peruano Constantino Aucca Chutas al que considera un pionero en un modelo de reforestación comunitaria impulsado por comunidades locales e indígenas, que ha permitido plantar más de tres millones de árboles en el país.

En la categoría ‘Ciencia e Innovación’, el economista sir Partha Dasgupta, de Reino Unido, ha sido premiado por su estudio «histórico» sobre la economía de la biodiversidad que reclama un replanteamiento fundamental de la relación de la humanidad con el mundo natural para evitar que los ecosistemas críticos alcancen puntos de inflexión peligrosos.

En cuanto al galardón por ‘Visión Emprendedora’, el PNUMA ha otorgado el premio a la doctora y bióloga de vida silvestre Purnina Devi Barman (India) quien lidera el ‘Ejército Hargila’, un movimiento de conservación de base formado exclusivamente por mujeres dedicadas a proteger de la extinción a la gran cigüeña ayudante. Las mujeres crean y venden textiles con motivos del ave, ayudando a sensibilizar sobre la especie mientras construyen su propia independencia económica.

Por su parte, en la categoría ‘Inspiración y Acción’, el PNUMA ha nombrado Campeona de la Tierra 2022 a Cécile Bibiane Ndjebet (Camerún), por su «incansable» labor en defensa de los derechos de las mujeres en África para asegurar la tenencia de la tierra, lo cual es esencial si quieren desempeñar un papel en la restauración de los ecosistemas, la lucha contra la pobreza y la mitigación del cambio climático.

El PNUMA recibió en 2022 un récord de 2.200 nominaciones procedentes de todo el mundo. La directora ejecutiva del PNUMA, Inger Andersen, ha defendido que los ecosistemas sanos y funcionales son fundamentales para evitar que la emergencia climática y la pérdida de biodiversidad causen daños irreversibles al planeta. «Los Campeones de la Tierra de este año nos dan la esperanza de que nuestra relación con la naturaleza pueda repararse», ha celebrado.

Además, ha elogiado a los Campeones de este año por evidenciar cómo revivir los ecosistemas y apoyar la notable capacidad de regeneración de la naturaleza es tarea de los gobiernos, el sector privado, los científicos, las comunidades, las ONG y las personas a nivel individual.

El PNUMA expone que después del lanzamiento del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas (2021-2030), los premios de este año ponen de relieve los esfuerzos para prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas en todo el mundo. Los ecosistemas en todos los continentes y en todos los océanos se enfrentan a amenazas masivas.

Así, apunta que cada año el planeta pierde una proporción de superficie forestal equivalente al tamaño de Portugal; que los océanos reciben cada año 11 millones de toneladas de plástico y son objeto de sobrexplotación pesquera y contaminación, al tiempo que recuerda que un millón de especies están en peligro de extinción a medida que sus hábitats desaparecen o se contaminan.

El PNUMA recuerda que la restauración de los ecosistemas es esencial para mantener el calentamiento global por debajo de los 2 °C y ayudar a las sociedades y a las economías a adaptarse al cambio climático.

Pero además, es «fundamental» para luchar contra el hambre ya que la restauración mediante la agrosilvicultura por sí sola tiene el potencial de aumentar la seguridad alimentaria de 1.300 millones de personas. Restaurar solo el 15 por ciento de las tierras convertidas podría reducir el riesgo de extinción de especies en un 60 por ciento.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.