El PP vincula su voto a la ley de prostitución a la «voluntad de avanzar» que el PSOE muestre en el debate

Gamarra asegura que los ‘populares’ vivieron con «frustración» la retirada de la enmienda que sustenta esta iniciativa

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha vinculado el voto de su formación a tramitar la ley sobre prostitución del PSOE, que se vota este martes en la Cámara baja, a la «voluntad» que muestren los socialistas a la hora de sacar adelante esta norma.

La diputada ‘popular’ ha recordado que la iniciativa se basa en una enmienda registrada a la ley de Garantías Sexuales, conocida como Ley ‘solo sí es sí’, que se retiró durante el debate de dicha norma y que iba a ser apoyada por el PP.

Gamarra ha indicado que se vivió este momento con «frustración» y «decepción» y, según ha señalado, este hecho es «lo que marca» que este martes el PP quiera «ver qué voluntad hay real de avanzar» o si el Congreso está ante un tema de que se «habla mucho» pero del que «luego que genera mucha frustración», tanto de los partidos que «trabajan» en el texto, como de «las mujeres que se quiere proteger y evitar que se las explote desde el punto de vista sexual».

«Nos preocupa el que sea un debate real que haya una voluntad de querer avanzar y el PP lo que va a hacer es escuchar las distintas posiciones de los grupos para poder comprobar si hay una voluntad de avanzar en las defensa de los derechos y libertades de las mujeres y contra la trata o de una utilización de algo tan sensible», ha insistido.

También está en el aire la posición de los diputados de En Común en este debate. En este sentido, el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, ha reconocido que los representantes de dicha formación han solicitado la libertad de voto para esta iniciativa.

Aún así, ha defendido que «la mayoría del grupo» defiende la postura del Ministerio de Igualdad que, según ha explicado, es la de «debatir» este tema y «alcanzar los máximos consensos» en el mismo. Echenique ha apuntado que «las leyes feministas son las que más amplio apoyo han suscitado» durante la legislatura y ha llamado a mantener esta situación.

LOS SOCIOS NO APOYARÁN LA INICIATIVA

«Molesto» se ha mostrado el portavoz parlamentario de Más País-Verdes, Iñigo Errejón, quien considera que una ley «de estas características» y «tan compleja», se haya llevado a debate al Pleno sin estar «trabajada ni consensuada con el resto de los grupos». Además, considera que el texto socialista busca hacer esta práctica «más clandestina» y no da «alternativas» a quien la ejerce. Por eso, según ha apuntado, la norma no contará con su apoyo.

«Creo que se está haciendo deprisa y mal», ha apuntado también el representante de Compromís, Joan Baldoví. A su juicio, la propuesta «solo habla de sanciones y de multas» y, según ha indicado, «el problema de la prostitución es mucho más complejo» que eso. «Estamos entre el ‘no’ y la abstención», ha advertido, antes de señalar que si la propuesta sale finalmente adelante, su formación presentará «muchas enmiendas» y «en sentido no punitivo», sino para que quien ejerce la prostitución «pueda tener un camino digno para abandonarla».

La postura de rechazo de Ciudadanos, por su parte, se debe a que la norma socialista pretende prohibir la prostitución «ejerza quien la ejerza», según ha explicado su portavoz en el Congreso, Edmundo Bal, quien ha acusado al principal partido en el Ejecutivo de «puritanismo». Bal, ha señalado que su formación se opone «radicalmente» a la norma que, a su juicio, supone un «recorte de libertades».

Mientras, su homóloga de CUP, Mireia Vehí, se ha referido de forma específica a la pornografía para señalar que, el hecho de prohibirla no va a impedir que la gente la vea. En este sentido, ha explicado que, si el problema es que el sector «es patriarcal» se debería solucionar este tema, por ejemplo, «financiándolo» para que se hagan productos feministas.

ERC Y PDECAT AÚN NO HAN FIJADO POSICIÓN

Quienes aún están decidiendo su postura sobre esta norma son ERC, cuyo portavoz parlamentario, Gabriel Rufián, ha recordado que nunca adelantan su voto; y PDeCAT, cuyo representante en la Cámara baja, Ferrán Bel ha reconocido que algunos aspectos del texto les parecen «sensiblemente mejorables». De ahí que, tal y como ha apuntado, esté «fijando posición».

Por último, Vox ha indicado que no se va a oponer a la tramitación de la norma y ha adelantado que, si finalmente sale adelante, introducirá enmiendas al texto. Aún así, su portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, cree que el PSOE trae esta iniciativa a debate para «poner en evidencia la ruptura que hay con Poemos en el seno del Gobierno» y le apunta que, si quiere acabar con la prostitución y la trata, «lo primero es acabar con un Gobierno permisivo con la inmigración ilegal».

EL PSOE CONFÍA

A pesar de estas críticas, el portavoz parlamentario del PSOE, Héctor Gómez, ha señalado que la norma tiene un «peso importante» porque busca «prohibir el proxenetismo en todas sus formas» y ha quitado peso a las dudas de sus socios para apoyarla. De hecho, ha indicado que los socialistas «confían en contar con el apoyo mayoritario de los grupos».

Finalmente, y preguntado por el «paternalismo» del que le acusan algunas formaciones, Gómez ha indicado que el PSOE está «hablando de derechos» y, en este sentido, ha llamado a ser «excepcionalmente responsable» sobre este tema.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.