El presidente del TC destaca que una reforma constitucional debe tener «distensión política» y consenso previo

Ensalza el actual texto constitucional que permitió cerrar las heridas de la Guerra Civil y sintetizar el espíritu de la Transición

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El presidente del Tribunal Constitucional, Pedro González-Trevijano, ha subrayado que cualquier posible reforma de la Constitución debe acometerse en un clima de «distensión política» y consenso previo, además de lograr un «punto de equilibrio» entre la continuidad de sus valores y la adecuación a los nuevos tiempos.

Así lo ha trasladado a los medios de comunicación tras acudir al acto de conmemoración del 43 aniversario de la Carta Magna que se celebra en el Congreso de los Diputados, preguntado sobre las reivindicaciones de varios grupos parlamentarios que demandan una actualización del actual texto.

González-Trevijano ha destacado que todas las constituciones «están siempre transidas de una indefectible tensión dialéctica», pues por un lado tienen pretensión de establecerse de «forma estable y continuada», pero por otro y como decía acertadamente el afamado presidente estadounidense Thomas Jefferson, las generaciones futuras «tienen derecho» a acomodar su redacción a los nuevos tiempos.

INTELIGENCIA POLÍTICA PARA LOGRAR EL EQUILIBRIO

En consecuencia, corresponde a la «inteligencia política» y el «compromiso ciudadano» consiste en hallar ese «punto de equilibrio» entre la permanencia de los valores más relevantes del texto constitucional, con la necesidad «por qué no de acomodarla» a un contexto.

No obstante, ha apuntado que es «evidente» que cuando se insta a un proceso de reforma de la carta magna, los catedráticos de Derecho Constitucional aluden a la conveniencia de establecer un proceso previo de «distensión política» y de asunción de cambios comunes.

En otras palabras, para el presidente del TC se trata de «saber qué se elige, por qué se modifica y de acuerdo con qué criterios». Sin embargo, ha enfatizado que son consideraciones de carácter político que en su condición de presidente del TC no puede enjuiciar en este momento.

Por otro lado, González-Trevijano ha destacado que hay «muchas y buenas razones» para conmemorar el aniversario de la Constitución de 1978, que permitió a España «entrar por la puerta grande de la modernidad constitucional».

EMANA EL «ABRAZO ENTRE ESPAÑOLES» FRENTE A LAS «HERIDAS CAINITAS»

También ha reivindicado que en la práctica supone la «síntesis jurídica» de aquel «encomiable consenso» de la Transición que cerraba las «cainitas heridas» de la «fratricida» Guerra Civil de 1936, dando por cerrado además el «constitucionalismo decimonónico de bandería y facción».

Es más, el presidente del TC ha ensalzado que por primera vez en la historia se gestó una Constitución «de todos y para todos», pues parafraseando a Virgilio Zapatero, exministro e histórico dirigente del PSOE, la actual carta magna emana la idea de «pacto, de compromiso y abrazo» entre todos los españoles, en línea también con el conocido cuadro de Juan Genovés.

Por otro lado, González-Trevijano ha apostado por desarrollar ese «sentimiento constitucional» con «afecto y cariño» y, como ya se apuntaba en el texto de 1812, se debería enseñar más la actual Constitución en las escuelas.

<

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.