El PSOE emplaza al PP a definir su modelo lingüístico y recuerda que Feijóo fue «amonestado» por no proteger el gallego

Acusaciones de «fascismo» a Vox por pedir en el Congreso un 155 para garantizar la enseñanza en castellano en Cataluña

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

La secretaria de Educación del PSOE, Mari Luz Martínez Seijoo, ha retado este martes al PP a definir su modelo lingüístico y ha recordado que el actual líder del partido, Alberto Núñez Feijóo, que ahora aboga por la «cordialidad lingüística», fue «amonestado» por no proteger el gallego durante su etapa como presidente de la Xunta.

Lo ha hecho durante el debate en el Pleno del Congreso de una proposición de no ley de Vox para que la Cámara inste al Gobierno a aplicar el artículo 155 de la Constitución con el fin de garantizar el cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a garantizar un 25% de la educación en castellano en Cataluña, una iniciativa que se someterá a votación el jueves.

Martínez Seijo ha reprochado a Vox que recurra a la «confrontación», obviando que el catalán también es lengua oficial en Cataluña. Pero también ha dedicado críticas al PP recordando que nunca recurrieron ante el Constitucional el artículo que establece el catalán como lengua vehicular.

«Defínanse de una vez en lugar de coleguear con Vox», ha dicho, antes de recordar que las notas del alumnado catalán en las pruebas de lengua de la selectividad superan a la media de los del resto de España.

VOX Y Cs CUESTIONAN AL LÍDER DEL PP

La de la diputada socialista no ha sido la única mención a Feijóo, cuya política lingüística como presidente gallego también ha recibido reproches del BNG. Su diputado Néstor Rego, le ha reprochado que prohibiera que algunas materias se impartieran en gallego y redujera el uso de esta lengua también en la educación infantil.

Pero el ahora líder del PP también ha sido cuestionado por Vox y por Ciudadanos justo por lo contrario, es decir, por mantener posiciones cercanas al nacionalismo en esta materia. Por ejemplo, Georgina Trias, de Vox, le ha afeado que apele a la «cordialidad lingüística» cuando lo que padecen muchos españoles en Galicia, Baleares, Comunidad Valenciana, País Vasco y Cataluña es «opresión lingüística». Después, ha pedido «valentía» al PP para apoyar la aplicación del 155.

El diputado de Ciudadanos José María Espejo-Saavedra, ha cargado contra la posición de los socialistas en este asunto señalando que «el PSC es un partido nacionalista», adjetivo que ha hecho extensivo Feijóo, al que ha avisado de que «la cordialidad no es el sometimiento».

«Se vuelven a equivocar ustedes de enemigo», les ha replicado el ‘popular’ Óscar Clavell, quien ha señalado a los socialistas echándoles en cara su ausencia en la manifestación del domingo y de los que ha advertido que acabarán «marcando a los niños que hablen en castellano».

QUIEREN ENMENDAR LA CONVIVENCIA

«Ponen sus sucias manos sobre una convivencia ejemplar, intentan enmerdar la convivencia», ha clamado contra Vox Joan Baldoví, de Compromís. Además ha recordado que la iniciativa debatida lleva la firma de la exsecretaria general del grupo parlamentario de Vox Macarena Olona y ha instado a sus excompañeros a aclarar si la exdiputada «es de Vox o no es de Vox». «¿Si no se aclaran en su propia casa como quieren arreglar la casa de los demás? Un poco de vergüenza», ha reclamado.

Desde En Comú, Joan Mena ha destacado que entre las 2.800 personas que se manifestaron el domingo en Barcelona había «pocos catalanes» porque se trataba de una «manifestación fantasma sobre un problema fantasma». «Van a tener más fácil convencer a Olona de que vuelva al chiringuito de la ultraderecha que a los catalanes, incluso castellano hablantes, de que se vuelvan en contra del modelo de inmersión», ha rematado.

Desde la CUP, Albert Botran ha denunciado que la del domingo fue una marcha «contra el catalán» porque quienes asistieron a la misma no defienden un bilingüismo equitativo, sino «asimétrico», con «una lengua de primera y otra de segunda». Después ha pasado a hablar en catalán, lo que ha llevado al socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, que en ese momento presidía la sesión, ha pedirle por dos veces que respetara el Reglamento y volviera al castellano para que todo el mundo pudiera entenderle.

El empeño de Botran en hablar en catalán ha provocado revuelo en las filas del PP y Vox, hasta el punto de que Gómez de Celis ha pedido al diputado de Vox Pablo Saéz Alonso-Muñumer que dejara de «golpear la bancada». «No está en el colegio», le ha dicho, avisando luego al resto de diputados que se abstuvieran de «gritar desaforadamente».

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, –que ha emulado al del PDeCAT, Ferran Bel, diciendo frases en catalán traduciéndolas a continuación al castellano– ha tachado de «oda a la ignorancia y al odio» la iniciativa «fascista» de Vox. «Su modelo es el de ‘muera la inteligencia’, un modelo que es muy viejo, pero que tiene éxito», ha advertido.

Por su parte, la diputada del PNV Josune Gorospe ha defendido el modelo lingüístico de la escuela vasca y ha criticado el uso de las lenguas como arma arrojadiza y que se quiera presentar la aplicación del artículo 155 como si fuera una herramienta constitucional normal.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.