El sector ganadero aumentó sus emisiones de CO2 un “drástico” 27% en España en lo que va de siglo

Greenpeace ha denunciado el incremento “drástico” en un 27 por ciento de las emisiones generadas por el sector ganadero español entre el año 2000 y 2018, según los últimos datos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), aunque de forma más clara desde el 2010, lo que consideran una apuesta “suicida” por la ganadería industrial.

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación que se celebrará este viernes, la ONG ha calculado que las emisiones totales del sector ganadero español y no solo las directas como el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), lo que convierte a España en el tercer país de la UE con más emisiones originadas por el sector ganadero y no el cuarto como indica el gobierno en la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo.

El sector de producción que más ha incrementado las emisiones es la carne de aves con un 64 por ciento, seguido del sector porcino (56%), producción de huevos (27%), lácteos (17%) y en la carne de vacuno(3%). Por el contrario, en el único sector en el que se ha reducido la producción y también las emisiones ha sido en el de la carne de caprino y ovino (-48%).

Por otro lado, Greenpeace indica que el reparto de emisiones constata que la máxima responsabilidad es del sector porcino, ya que es responsable de un 46 por ciento de las emisiones totales del sector ganadero.

Por su parte, la producción de carne de vacuno es responsable del 20 por ciento, la de lácteos del 16 por ciento, seguido de la carne de aves de un once por ciento, la carne de caprino y ovino de un cuatro por ciento y por último la producción de huevos con un tres por ciento.

“La ganadería industrial se rige por un único principio: producir mucho, rápido y al más bajo coste. No importan las consecuencias ambientales, sociales o de bienestar animal”, ha lamentado el responsable de agricultura de Greenpeace España, Luis Ferreirim, quien califica de “ecocidio” la apuesta por la ganadería industrial.*
Por ello, la ONG reclama tanto al Gobierno como a las comunidades autónomas que aborden el tema “con valentía”, de modo que no autorice ni una sola macroexplotación ganadera más, ni se permita la ampliación de las existentes y les insta a plantear una reducción drástica del número de animales, con planes de apoyo para el cierre de instalaciones y se apoye la ganadería ecológica y extensiva.

En este sentido, estima que la Política Agraria Común(PAC), que se vota la semana que viene en el Parlamento Europeo, debe garantizar que no se siga subvencionando la destructiva agricultura y ganadería industriales en la UE.

<

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.