Actualidad

El senado argentino rechaza el aborto legal, seguro y gratuito

MARCOS BRINDICCI (REUTERS)

La cámara alta rechazó la madrugada del miércoles despenalizar el aborto, manteniendo así la ley de 1921

Madrid, 9 de julio de 2018

El senado argentino tras un intenso debate celebrado la madrugada del miércoles, votaba en contra de despenalizar el aborto y hacerlo legal, seguro y gratuito para las mujeres argentinas. Los senadores rechazan así, con 38 votos en contra y 31 a favor el proyecto de ley para la legalización del aborto hasta la semana 14, aprobado en el Congreso el pasado junio por una ajustada mayoría.

Se impusieron el conservadurismo y los valores religiosos a los derechos de las mujeres argentinas, que pedían con una marea de pañuelos verdes tener el derecho a decidir sobre sus cuerpos y su maternidad. Con la negativa del senado se mantiene en el país la ley de 1921, que pena el aborto con hasta cuatro años de cárcel.

Así, lejos de evitar la existencia de abortos, que se producen cada minuto y medio en el país sudamericano, el Gobierno niega la asistencia sanitaria segura y gratuita a las mujeres que deseen interrumpir su embarazo, que seguirán muriendo por hacerlo en la clandestinidad, como ya ocurre entre los sectores más pobres de la sociedad.

La decisión cae como un jarro de agua fría para las miles de mujeres favorables a la legalización que abarrotaban las calles de las principales ciudades argentinas con el emblema del pañuelo verde esperanza, símbolo de progreso y conquista de derechos para las mujeres en un país que un día representó la vanguardia de América Latina en este campo.

A pesar del revés que significa para las mujeres argentinas el rechazo a un aborto legal por parte de sus gobernantes, estas han conseguido llevar a la calle activamente un debate que antes era impensable en un país en el que la Iglesia Católica tiene un poder inmenso.

Los senadores contrarios a legalización, en su mayoría hombres mayores de 50 años, se escudaron en sus valores religiosos para justificar su voto en contra, llegando a criticar la interrupción del embarazo incluso en casos de violación, que actualmente sí es legal en Argentina. Fue el caso del senador peronista Rodolfo Urtubey, que declaraba que “la violación también está clara su formulación, pero habría que ver. Hay algunos casos donde la violación no tiene esa configuración clásica de la violencia sobre la mujer, a veces la violación es un acto no voluntario”.

Aunque los conservadores fueron mayoría, también hubo mensajes de esperanza para las jóvenes argentinas que lideraban en la calle la exigencia de este derecho. El actor Pino Solanas las felicitaba por su lucha, animándolas a no parar hasta conquistar sus derechos: “¡Bravo chicas! Esta noche es sólo un pequeño descanso. Será ley, nadie podrá parar a la oleada de la nueva generación”. La expresidenta  Cristina Fernández de Kirchner, contraria al aborto durante su legislatura, votó ahora a favor, alegando que “no fue por mi hija que cambié de opinión. Las que me hicieron cambiar de opinión fueron las miles y miles de chicas que se volcaron a la calle. Esta ley no va a salir esta noche, no saldrá este año, pero saldrá el que viene o el otro”.

El debate, que teniendo en cuenta la existencia actual de abortos clandestinos en Argentina y la cantidad de muertes de mujeres que estos provocan, es más bien entre aborto legal o aborto ilegal, por más que los provida aspiren a reducir a cero el número de abortos. En Argentina seguirá habiendo abortos, y en lugar de salvar las “dos vidas”-la de la madre y la del feto-, con la negativa a proporcionar abortos legales y seguros el gobierno será responsable de que no se salve ninguna.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.