En Centro de Fertilidad es posible someterse al cultivo embrionario a blastocito

Los avances en reproducción asistida, en los últimos años, han permitido que muchas mujeres puedan cumplir el sueño de ser madres gracias a diferentes tratamientos que mejoran las posibilidades de lograr un embarazo con la ayuda de la tecnología.

Un ejemplo de ello es el cultivo embrionario a blastocito, una técnica de alta complejidad que puede lograr una tasa de éxito del 60% con la transferencia de un solo embrión. En este sentido, Centro de Fertilidad es una clínica con centros en Barcelona y Bilbao, en los cuales es posible someterse a este y a otros tratamientos de reproducción asistida.

¿En qué consiste el cultivo embrionario a blastocito?

La fase de blastocito del embrión sucede cuando este tiene un desarrollo de entre 5 y 6 días, por lo que se trata de la etapa previa a su implantación en el útero. En este escenario, en el cultivo embrionario a blastocito, se mantienen a los embriones en el laboratorio de fecundación in vitro para proporcionarles las condiciones adecuadas y favorecer su desarrollo hasta que alcancen el estadio de blastocito. De esta manera, es posible lograr un blastocito de buena calidad para implantar en el útero materno.

A este respecto, cabe señalar que existen 2 tipos de cultivo: el secuencial y el medio global. En el primero, los embriones son cultivados en 2 medios con composiciones químicas diferentes, en tanto que en el segundo se utiliza un único medio donde se encuentran todos los nutrientes necesarios. En consecuencia, con el cultivo embrionario a blastocito se han logrado tasas de entre el 40% y el 60% de la cohorte embrionaria.

Ventajas del cultivo embrionario a blastocito

Una de las principales ventajas del cultivo embrionario a blastocito es la posibilidad de llevar a cabo una mejor selección de embriones, puesto que estos ya han superado posibles bloqueos de desarrollo que se producen en fases tempranas, presentando una mayor capacidad para implantar y dar lugar a una gestación evolutiva. Asimismo, se elimina el riesgo de embarazo múltiple al limitar el número de embriones que se transfieren, a la vez que se logra un porcentaje de formación de blastocistos superior al 60%.

Por otro lado, favorece la implantación embrionaria, ya que existe una menor posibilidad de sufrir contracciones uterinas en el momento de la transferencia y, debido a la mayor selección de embriones, los blastocitos presentan menos alteraciones cromosómicas o aneuploidias, entre otros aspectos positivos.

Con un equipo de expertos en fertilidad con más de 30 años de experiencia en tratamientos de reproducción asistida, Centro de Fertilidad trabaja con la última tecnología y las más innovadoras técnicas para garantizar una correcta manipulación, conservación y utilización de gametos y embriones.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.