Expertos piden impulsar la educación para desarrollar la economía azul y facilitar la transición ecológica y digital

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El ‘Informe de Sostenibilidad 2022: Oportunidades, retos e indicadores de la economía azul’, presentado este lunes por la Fundación Alternativas, ha reclamado impulsar la educación como «elemento fundamental no solo para el desarrollo de una economía azul sostenible, sino también para facilitar la doble transición ecológica y digital».

También insta a incrementar las medidas de protección de los ecosistemas marinos, especialmente los costeros, como praderas de fanerógamas, macroalgas o playas de arena, ya que las soluciones basadas en la naturaleza son «las más eficaces a medio y largo plazo» para mitigar los efectos del cambio climático.

Los expertos consideran que los ecosistemas con una elevada biodiversidad, como son las comunidades bentónicas y las cadenas tróficas asociadas a las mismas, son «imprescindibles para maximizar la capacidad del océano en secuestrar CO2 y generar oxígeno para el mantenimiento de la vida marina».

Otros aspectos fundamentales que el informe pone de relieve son «mantener e intensificar la colaboración entre el sector pesquero y la comunidad científica» para seguir avanzando en la búsqueda de artes de pesca más selectivos, reducir las capturas accesorias y minimizar el impacto de la actividad sobre los ecosistemas marinos; impulsar el desarrollo de «nuevas tecnologías para la búsqueda de combustibles alternativos menos contaminantes y compatibles con la pesca»; o favorecer la «utilización de los fondos europeos» destinados a continuar avanzando en la sostenibilidad de la actividad pesquera.

El documento también señala que el turismo costero se encuentra en una «fase de transformación» en la cual es necesario incidir para avanzar hacia un «cambio de paradigma» basado en una doble transición ecológica y digital. Así, apunta que, en los últimos años, gran parte de la política turística ha venido actuando en esta dirección, pero los actuales fondos europeos parecen una «oportunidad para acelerar, financiar y concretar los cambios necesarios».

Las estrategias, planes e iniciativas del turismo costero (y de la economía azul en general) se ven, según indican los expertos, «limitadas y dificultadas en su implementación por una compleja maraña burocrática, donde intervienen diferentes administraciones, autoridades y reglamentaciones».

El trabajo incide en la «obligación legal de descarbonizar completamente el transporte marítimo» para 2050, y crear un grupo de trabajo interministerial para elaborar una «estrategia de investigación en economía azul».

Asimismo, resalta que en la última década se ha tomado conciencia de una de las mayores problemáticas medioambientales sin consecución de solución, como es la «basura marina y terrestre», sobre todo plásticos, que se irá descomponiendo en fragmentos menores que aumentarán su contenido en el futuro, por lo que subraya que «es de vital importancia seguir vigilando y apoyar proyectos de I+D+i que sigan indagando en posibles soluciones ante este desafío».

Entre las recomendaciones del documento, también destacan la urgencia de avanzar en la «aprobación de los planes» de ordenación del espacio marítimo (POEM) de las cinco demarcaciones marinas españolas, para establecer la «distribución espacial y temporal» de las diferentes actividades y usos, existentes y futuros, así como «incorporar los principios de la economía circular a las diferentes actividades de la economía azul», para facilitar su transición a un modelo económico más «sostenible, resiliente y climáticamente neutral».

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.