Feijóo se compromete a derogar la Ley de Memoria y buscar los votos «del próximo PSOE» para restablecer la justicia

Dice que las víctimas son «héroes de la España democrática» y se deber «alzar la palabra» contra intentos de «secuestrar la verdad»

ERMUA (VIZCAYA), 9 (EUROPA PRESS)

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, se ha comprometido a derogar la «mal llamada» ley de Memoria Histórica y ha asegurado que trabajará para conseguir «también los votos del próximo PSOE» para que «juntos restablezcamos la memoria y la justicia».

Feijóo ha clausurado la ‘Escuela de Verano Miguel Ángel Blanco’ este sábado en la localidad vizcaína de Ermua en un acto en el que también han participado el expresidente José María Aznar y Mari Mar Blanco, hermana del edil asesinado por ETA en julio de 1997, así como el presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, entre otros.

El líder del PP ha iniciado su intervención en «un día para hablar de memoria y justicia» recordando a Miguel Ángel Blanco y también a su familia porque, según ha lamentado, «el terrorismo no solo atacaba con las vidas que sesgaba, destrozaba también las familias para siempre». Feijóo ha valorado su «ejemplo» a lo largo de estos 25 años, su «fortaleza pese a todo el dolor» y su «valentía».

También ha agradecido su trabajo al PP de Euskadi porque, durante décadas «afiliarse era un ejercicio de rebeldía contra la sinrazón, militar en la democracia contra los que querían imponer el miedo, aventurar la vida para defender la libertad». «No ha habido compromiso más puro, más honorable y más sincero que ese en España», ha asegurado.

Asimismo, ha destacado el «compromiso» del expresidente José María Aznar, para quien «no hubo chantaje posible ni siquiera cuando olió de cerca la pólvora que buscaba matarlo». «Encarnó la resistencia y determinación de una sociedad que no se arrodilló jamás ante nada ni ante nadie. Con españoles como Aznar, se ganó a los asesinos», ha asegurado.

Núñez Feijóo ha advertido de que «hay memorias que unen y otras con las que se busca la desunión». De este modo, ha recordado que hace 25 años, ante el secuestro y asesinato de Blanco, «la España de mujeres y hombres de bien se unió primero en la rabia, después en el estupor y luego en el llanto» y ahora de nuevo «se une en el recuerdo de unas fechas luctuosas en las que se puso de relieve lo mejor de nuestro país y la vileza de los asesinos».

Según ha indicado, se asesinó «con una crueldad inaudita» a «un hombre bueno», en cuya «sencillez, entrega e historia familiar, los terroristas vieron representado todo lo que odiaban». «Odiaban al
al militante democrático elegido por sus vecinos que no veía en política más que un medio para servir a su pueblo», ha señalado.

El presidente del PP ha valorado que Miguel Ángel Blanco y también «muchos más» demostraban «con su vida y trabajo que la España de la convivencia era posible, sin perseguir notoriedad», lo que «sus verdugos no podían soportar». De este modo, ha apuntado que asesinaron al edil de PP porque «se dieron cuenta que no podían rebatir democráticamente sus ideas» y, en el fondo, sabían que, «sin recurrir al crimen, su proyecto totalitario no sería factible».

«Por eso –ha añadido– ETA recurrió a una dictadura sangrienta que la democracia española finalmente derrotó». En este marco, ha remarcado que el «miserable» asesinato del edil del PP en Ermua fue «el inicio del fin de ETA» con la demostración de que «el terror no solo debe ser derrotado», sino que la sociedad «había dicho basta ya». En palabras de Feijóo, «fue una victoria no sólo política, judicial, policial, sino una victoria moral».

De este modo, ha recordado que aquella «maldad sin límites de los terroristas logró «despertar» el llamado ‘espíritu de Ermua’ y ha reivindicado «lo que representa» Miguel Ángel Blanco: «la democracia». «Reivindico la Transición y a todos los padres de la Transición», ha manifestado.

En esta línea, ha reivindicado igualmente a «aquel PSOE que también la hizo posible y al resto de fuerzas que participaron en un proceso ejemplar, a todos los gobiernos y parlamentos que la protegieron a lo largo de estas décadas, a todos los que en esta tierra lucharon contra la mayor amenaza que ha tenido la democracia, que fue ETA y su terror», así como a los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, a los funcionarios de prisiones, a los periodistas y a los políticos.

Núñez Feijóo ha recordado que las asociaciones y familiares de las víctimas siguen «luchando aún hoy» contra el olvido del «horror más salvaje». «Hoy más que ayer y hace un par de años. Las familias mantienen vivo el recuerdo de sus allegados pero también esgrimen el escudo de verdad. En tiempos de relatos artificiales, su verdad vencerá. Ellos no se rinden», ha agregado.

DESMEMORIAS

Frente a ello, ha lamentado que hay «desmemorias» que persiguen «el enfrentamiento y se basan en el rencor». De este modo, ha planteado que «no es extraño que los herederos de la banda terrorista intenten convertir en héroes» a sus miembros, pero «lo que es extraño es que el gobierno democrático del país lo tolere».

Del mismo modo, ha señalado que no debe «extrañar que quienes ahora comparten la ideología de los asesinos pugnen por escribir la historia para hacer ver que en el fondo tenían razones para asesinar», pero «asombra y escandaliza que un gobierno democrático lo admita, lo promueva y lo pacte».

De esta manera, ha indicado que «quienes se esfuerzan por ser dignos herederos de Miguel Ángel Blanco» defienden el estado de derecho y, por eso, aceptan «la anomalía de que los testaferros de aquel terrorismo se sienten en las instituciones que quisieron destruir sembrando el dolor y el horror». En todo caso, ha añadido, les provoca «una profunda repugnancia que sean ellos quienes dicten al gobierno democrático los términos de la memoria democrática».

«En estas condiciones, ni es memoria ni es democrática. Se trata de un episodio indigno de nuestra democracia», ha subrayado el presidente del PP, que ha asegurado que eso es lo que piensa no solo el PP, sino «la mayoría de los vascos y de los españoles.

Por ello, ha expresado su compromiso de derogar ley «mal llamada» de Memoria Democrática y ha asegurado que trabajará «no solo por conseguir los votos del PP y de otros grupos parlamentarios, sino también los votos del próximo PSOE para que juntos restablezcamos la memoria y la justicia».

«Más fuerte que cualquier afán de poder, que las humillaciones a la que están intentando someternos, que la falta de pudor serán los valores democráticos que defendemos. Aunque no lo merezca la Transición puede criticarse gracias a la democracia, pero también será la democracia la que permita revertir este despropósito. Y lo haremos», ha asegurado. De este modo, ha apuntado que, «si los terroristas no lograron dividirnos, no podemos permitirnos que lo hagan sus herederos».

Finalmente, ha reivindicado «una memoria amplia, generosa, integradora, que siempre será la voz de todos aquellos que fueron silenciados por los asesinos». «Miguel Ángel Blanco y todas las víctimas del terrorismo son héroes de la España democrática. Por eso, los demócratas tenemos el derecho y el deber de alzar la palabra contra cualquier intento de secuestrar la verdad con la que se construyeron sus vidas», ha concluido.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.