Felipe VI inaugura el AVE a Burgos, que reduce el tiempo a Madrid a hora y media y 13 años despues de comenzar las obras

BURGOS, 21 (EUROPA PRESS)

El Rey Felipe VI, junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha inaugurado este jueves la línea de alta velocidad Burgos,trece años después del inicio de las obras y tras los diversos retrasos a los que se ha tenido que se ha tenido que enfrentar el proyecto.

El AVE, un tren modelo 112, realizó su salida de la estación de Madrid-Chanmartín a las 11.00 horas y, tras una parada en Valladolid, llegó a la estación burgalesa Rosa Manzano a las 12.35 horas.

La conexión con la capital burgalesa se realiza a través de un trazado de 86,5 kilómetros de longitud, que dispone de la más avanzada tecnología en señalización, tras una inversión de 759 millones de euros.

El servicio del AVE reducirá los tiempos de viaje entre Burgos y Madrid, a poco más de hora y media. así como con Valladolid mediante la parada contemplada en el itinerario, e incrementa la fiabilidad en los trayectos con el norte de España.

La línea de Alta Velocidad parte del nudo ferroviario existente en Venta de Baños, dentro del Corredor Norte-Noreste, que conecta los ejes de Valladolid-Palencia-León y Venta de Baños-Burgos-Vitoria-Francia.
El trazado, por el que se realizará el trayecto Burgos-Madrid en un tiempo de una hora y 33 minutos, incluye dos túneles y doce viaductos, uno de ellos, el de mayor longitud, cruza el río Pisuerga y la autovía A-62.

Una de las anécdotas de la construcción de este nuevo ramas de la Alta Velocidad ha sido el descubrimiento, en el tramo Estepar-Variante Ferroviaria de Burgos, de la villa romana de Molino de Arriba, que forma parte del yacimiento arqueológico de este emplazamiento, y de la que se desconocía hasta la fecha su localización exacta.

Con la puesta en servicio de la línea burgalesa, la red ferroviaria de Alta Velocidad incrementa su trazado en el territorio nacional, donde se espera que supere los 4.000 kilómetros de longitud antes de que acabe el año.

Esto será posible gracias a una inversión en ejecución de obras en la que trabaja Adif superior a los 11.700 millones de euros, en la que se prevé una importante aportación de los Fondos para la Recuperación Regeneración y Resiliencia de la Unión Europea.

La Alta Velocidad tendrá en un futuro conexión con el País Vasco desde la capital burgalesa a través de la conocida como ‘Y vasca’, cuya redacción de proyecto ha sido aprobada recientemente por el Consejo de Ministros.

Se trata de un ramal que discurrirá por un trazado de 101,3 kilómetros de longitud, con parada en Miranda de Ebro, que supondrá una inversión cercana a los 1.492 millones de euros, que permitirá la llegada del AVE al País Vasco.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.