Félix Ramiro, el sastre que anticipó el buen uso del color

Los circuitos de la moda señalan en una dirección; la sastrería en tendencia, durante esta temporada de ceremonias de primavera-verano, apuesta por el color y el contraste como eje central. Blumarine, Balmain o Antonio Marras son firmas que lo han mostrado sobre pasarelas internacionales como gran apuesta. En España, este uso magistral del color es, además, sello de una de las firmas insignia en sastrería patria: Félix Ramiro.

El uso del color y sus contrastes en delicados estampados sobre tejidos nobles son uno de los sellos distintivos de Félix Ramiro, firma de sastrería con más 35 años de experiencia que, desde sus orígenes, apuesta por fórmulas renovadas haciendo uso del color como una opción para vestir a sus clientes más allá de las tonalidades clásicas. 

El saber hacer de cuidados diseños y la excelencia llevada al patronaje son dos de los pilares sobre los que se sostiene la firma Félix Ramiro. Diseño de autor con sello español que, además de ser habitual en los circuitos de la moda en España como la MBFWM y haber desfilado en mecas de la moda como Nueva York, es la apuesta habitual de rostros conocidos como David Bisbal o Miguel Poveda.

“Lo importante de una buena sastrería es lo que no se ve; un buen patronaje, que es como una buena arquitectura que suaviza los defectos del cuerpo y resalta las virtudes”, explica Félix Ramiro, que trabaja una sastrería para todos los públicos y de aire renovado, atrevido y vanguardista.

Más allá de los rostros conocidos habituales en sus desfiles, Ramiro pone el énfasis en el cuidado de sus clientes recurrentes. Por eso mismo, sus desfiles son los más multitudinarios, con monumentales puestas en escena que despliegan desde recreaciones de playas en el centro de Madrid hasta helicópteros a pie de pasarela, enmarcados en presentaciones de cientos de personas, muy por encima de los aforos habituales en pasarela y entre los que se encontraba, en esta última edición, la top Valeria Mazza.

Bajo las líneas de sastrería contemporánea, este sastre de Castilla la Mancha, que capitanea su firma junto a su hijo Miguel Ángel Ramiro, da forma a una marca sin complejos y de riesgo equilibrado que, antes del boom de los colores y las superposiciones como tendencia en las últimas temporadas, lo incorporaba en el ADN de sus trajes desde los orígenes de su firma.

La mezcla imprescindible para Ramiro es la que parte siempre de tejidos nobles y patrones cuidados, que materializa en forma de superposiciones, y así lo refleja en su colección ‘Arena’, en la que despliega los colores más favorecedores de la época estival que, desde el amarillo mantequilla, color que las pasarelas posicionan como el máximo ‘trend’, evolucionan a estampados y otras tonalidades como naranjas, rojos o tostados.

De rayas verticales en azul y blanco con inspiración costera y en tejidos apetecibles, a estampados orgánicos como ramas y hojas o entramados de estilo años 70, otra tendencia al alza que Ramiro trabaja llegan en esta propuesta, que vio la luz en septiembre en el marco de la MBFWM.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.