El Gobierno español da el primer paso para intervenir Cataluña

El Gobierno español dará hoy el primer paso para intervenir la autonomía de Cataluña con la aprobación de una serie de medidas que remitirá al Senado con el fin de «restablecer la legalidad» en Catalunya, cuyo Ejecutivo impulsa un proceso independentista que provocó una grave crisis institucional.

El Consejo de Ministros se reunirá a las 10:00 (8:00 GMT) para dar luz verde a las actuaciones acordadas por Rajoy con el Partido Socialista (PSOE) y con el liberal Ciudadanos, que se aplicarán en el marco del artículo 155 de la Constitución española.

Este artículo, que no se había activado en 40 años de democracia, permite al Ejecutivo español tomar las «medidas necesarias» para que una región cumpla con sus obligaciones.

«Hemos intentado por todos los medios no llegar a una situación difícil, pero no puede haber un territorio donde el Gobierno no cumpla la ley», advirtió el viernes el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, tras una cumbre europea en la que participó en Bruselas.

La prioridad de Madrid es «restablecer la legalidad y la neutralidad de las instituciones catalanas», pero tanto el Gobierno como el PSOE quieren que la intervención sea «limitada».

Algunas informaciones apuntan a una posible destitución del jefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, y de su equipo. Todo indica que se convocarán comicios en Cataluña, posiblemente en enero.

«Es muy pronto para decir que va a haber elecciones en una fecha concreta, pero sí es evidente que este proceso terminará en unas elecciones», confirmó el viernes en rueda de prensa en Madrid el portavoz del Ejecutivo español, Íñigo Méndez de Vigo.

El artículo 155 de la Constitución no prevé las medidas a tomar contra una región, por lo que deja un amplio margen de actuación.

Cuando el Consejo de Ministros dé luz verde hoy a las acordadas, éstas serán remitidas al Senado, la Cámara alta parlamentaria española, que las aprobará en pleno previsiblemente el viernes.

El proceso incluye también la posibilidad de que el Gobierno catalán presente alegaciones, si bien la última palabra la tiene el Senado, Cámara donde el Partido Popular (PP) de Rajoy cuenta con mayoría absoluta.

Tras varias semanas turbulentas en Cataluña, que incluyeron la celebración de un polémico referéndum soberanista ilegal el 1 de octubre, la tensión entre Madrid y Cataluña alcanzó el jueves su pico máximo: el Gobierno de Rajoy anunció la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución después de que el Ejecutivo de Carles Puigdemont incumpliera su requerimiento y amenazara además con formalizar la independencia si la autonomía catalana es intervenida.

El Parlamento catalán podría celebrar un Pleno en los próximos días para votar una declaración de secesión. Puigdemont amagó con hacerlo el 10 de octubre: ese día propuso proclamar un estado independiente pero suspendió instantes después los efectos para abrir un diálogo con Madrid con una mediación internacional que no llegó.

En medio de una crisis institucional sin precedentes en España y con un final incierto, el rey español Felipe VI dio el viernes un espaldarazo a los planes de Rajoy al apoyar públicamente una solución en el marco democrático y constitucional para Cataluña.

«España tiene que hacer frente a un inaceptable intento de secesión en una parte de su territorio nacional, y lo resolverá por medio de sus legítimas instituciones democráticas, dentro del respeto a nuestra Constitución y ateniéndose a los valores y principios de la democracia parlamentaria», dijo en la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias, considerados los «Nobel españoles».

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.