Gobierno vasco pide a los dirigentes de la IA una «orden estricta» para que cesen las agresiones a ertzainas

BILBAO, 27 (EUROPA PRESS)

El vicelehendakari y consejero de Seguridad del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha exigido a los dirigentes de la izquierda abertzale una «orden estricta» para que cesen las agresiones y el «acoso» a ertzainas, que, a su juicio, pueden obedecer a un plan «rquestado».

En una entrevista a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Erkoreka se ha referido, de esta manera, a la reciente agresión a un ertzaina fuera de servicio en Vitoria por parte de tres personas o a la denuncia de una ertzaina de que se le había impedido participar en actividades festivas en la localidad por su condición de policía.

El vicelehendakari ha afirmado que lo que «parecía ser un episodio puntual con una localización municipal muy concreta», en referencia al caso de Mutriku, da la sensación de que, a través de «su incorporación en las redes», está adquiriendo «una dimensión ya diferente o se le está queriendo dar».

Según ha añadido, «actitudes de hostigamiento y de acoso» contra ertzainas concretos «con un mensaje muy parecido de desprecio y de odio» están empezando a aparecer en otros entornos».

Josu Erkoreka ha indicado que estos hechos en una sociedad «intercomunicada» tienen «eco inmediatamente en toda la geografía vasca» y el debate «se lleva a la red y a los medios de comunicación».

El consejero ha señalado que, aunque el alcalde de Mutriku, no respaldó lo ocurrido con la ertzaina, ese hecho está encontrando «a través de la red amparo, reconocimiento y respaldo». Por lo tanto, cree que «esto está empezando a aparecer organizado» y se está pasando de algo «puntual localizado geográficamente» a estar «en camino de convertirse en algo mucho más generalizado que puede obedecer efectivamente a un planteamiento orquestado».

Erkoreka ha valorado positivamente la toma de posición de las autoridades locales que han condenado este tipo de conductas pero cree que es el momento de exigir «un mensaje más claro, rotundo y contundente» por parte de los dirigentes de la izquierda abertzale.

A su juicio, deberían dar una «orden clara para que cese esta actividad». A su juicio, «nadie se va a tomar en serio» la «transformación o evolución» de la izquierda abertzale hacia «una mayor normalidad y asunción de la pluralidad», si en este tipo de situaciones «no adoptan una posición, una actitud clara dando una orden estricta para que cese esta actividad terminantemente».

ARNALDO OTEGI

Ante las palabras del dirigente abertzale Arnaldo Otegi, que ha censurado en redes sociales que «todo vale» contra EH Bildu, ha asegurado que eso es una manera «muy burda de echar balones fuera, de disimular».

«Lo que se pide es una toma de posición clara, rotunda y contundente a este respecto, que no la ha hecho, yo no la he escuchado y sale con un ‘todo vale’ que es un tópico habitual que se utiliza en ese tipo de situaciones, pero que no significan en este caso nada», ha agregado.

Según ha insistido, lo que se les pide es «una toma de posición» porque están «aflorando actitudes del pasado que se consideraban superadas» y que todos aspiran «a que se vean definitivamente superadas en «un escenario de convivencia y de respeto de la pluralidad en Euskadi».

«Eso se nos decía también por parte de la izquierda abertzale, que estaban en ese proceso, en sintonía con esa evolución hacia ese escenario de respeto y de convivencia y este tipo de conductas puntuales, aquí y allá, empiezan a incorporarse a la vez y a tener adhesiones, y a sumarse expresiones por todo lo largo y ancho de la geografía de Euskadi, lo que requiere una toma de posición clara por parte de la dirección que todavía yo no la he visto», ha agregado.

Josu Erkoreka ha indicado que lo que ha visto que es que, cuando este asunto se ha llevado al pleno municipal de Vitoria, «sencillamente no se han pronunciado» y ha señalado que todos los partidos políticos han condenado la agresión a un ertzaina «menos la izquierda abertzale».

«Y luego he visto declaraciones elusivas como esta de Arnaldo Otegi, que no entra en el fondo del asunto, que no hace lo que la gente le está pidiendo que haga, esa toma de posición clara, rotunda y contundente condenando este tipo de sucesos y dando orden clara para que no se vuelvan a repetir, para cortar este proceso y no tengamos una serpiente de verano que no creo que sea positiva para nadie, desde luego no para la convivencia democrática en Euskadi», ha manifestado.

Respecto a si cree que se repetirán el resto del verano estos episodios, espera que «se imponga la cordura, que desaparezca lo antes posible y que por supuesto se corte de raíz». Erkoreka ha insistido en que, para se pueda cortar de raíz y no se vuelvan a «reproducir episodios de esta naturaleza» es importante «ese mensaje claro, rotundo y contundente de alguien relevante en la izquierda abertzale, que fije una posición clara condenando este tipo de conductas y dejando claro que no tiene ningún amparo ni respaldo por parte de la izquierda»

«Y que, de serlo serían conductas individuales particulares que serían reprobadas por la izquierda abertzale en su conjunto», ha manifestado Erkoreka.

Respecto a si considera que se trata de delitos de odio, no ha querido entrar a a calificar jurídicamente los hechos, pero ha indicado que, en el caso de Vitoria está claro que hay una denuncia ya formalizada contra tres personas que han sido identificadas y el departamento de seguridad tienen un equipo jurídico «sólido, solvente» que harán «un planteamiento acusatorio lo más riguroso posible ajustándose a la realidad».

Según ha manifestado, tiene sus opiniones jurídicas al respecto pero sí cree que «el factor odio está presente». «Cuando alguien descalifica otro y lo hace en términos como los que se han utilizado en este caso, despectivos, de desprecio, que no hacen referencia solo a una persona, sino al colectivo, hay componentes de odio. Si ese componente de odio que, desde luego, no contribuye a construir la convivencia tiene la relevancia o la tesitura como para constituir un elemento delictivo ahí yo no me meto y los servicios jurídicos serán los que lo determinen», ha dicho.

En relación si se deberían endurecer las leyes ante estos hechos, ha afirmado que lo que primero hace falta es una labor pedagógica y educativa «clara» de todos los actores sociales y políticos y después una toma de posición «clara de quiénes están al frente de organizaciones que están en la fuente de la que beben este tipo de conductas».

«Y eso contribuiría mucho. A partir de ahí, que pueda ser posible retocar el Código Penal aquí o allá, pues es posible yo no voy a decir que no pero las medidas previstas en el Código Penal, las sanciones son siempre la última ratio en lo que se refiere a la reacción de la sociedad a las conductas infractoras y, por tanto, hay que cuidar. No soy partidario de modificar a la ligera el Código Penal, no lo digo por este caso sino con carácter general, pero no seré yo quien me oponga a abrir una reflexión», ha concluido.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.