Grupo SPAG cuenta con un sistema de protección antihelada

Las heladas son eventos climáticos que generan pérdidas económicas en la actividad agrícola, causando gran preocupación en el sector. Estas se presentan cuando las temperaturas registradas se encuentran por debajo de los cero grados, lo cual tiene un impacto negativo en el cultivo.

En este sentido, el Grupo SPAG ofrece soluciones efectivas para prevenir los daños causados por las heladas en las plantas. Uno de los sistemas de protección que este grupo pone a disposición es la torre antihelada EOLE.

¿Qué efectos tienen las heladas en los cultivos?

El daño causado en las plantas debido a las heladas no se debe a la formación de hielo en el exterior de las mismas, sino a los cambios en el agua presente en sus tejidos. Durante una helada, se forma hielo en los espacios intercelulares de los tejidos de la planta, lo cual extrae agua de las células, deshidratándolas, o forma cristales internos que las rompen.

La temperatura crítica, aquella que comienza a generar estos inconvenientes, varía según diferentes factores. Algunos de ellos son el estado de desarrollo de los tejidos, la especie, la variedad, la edad de la planta, la ubicación y el tiempo de exposición a la helada.

Los efectos de este evento climático en las plantas pueden ser tanto internos como externos. Internamente, se produce la ruptura de las membranas celulares debido al crecimiento de cristales de hielo dentro del protoplasma, lo cual lleva a la deshidratación de las células. Externamente, se puede observar la muerte de hojas y tallos tiernos, la destrucción de un gran porcentaje de flores y frutos pequeños e, incluso, la muerte total de la planta.

Con sus torres antihelada EOLE, Grupo SPAG ayuda a proteger los cultivos

El sistema de protección antihelada EOLE del Grupo SPAG se basa en la inversión térmica. Este permite propulsar aire hacia la superficie y generar un intercambio de temperatura que evita que los cultivos se hielen. Una de las características de este sistema es que está completamente automatizado y es capaz de comenzar a funcionar sin la necesidad de intervención humana cuando alcanza la temperatura de consigna que se le ha sido asignada, la cual generalmente es de 0,5 °C.

Asimismo, las torres EOLE son monitorizadas a través de una aplicación móvil llamada SPAGNET. Desde esta, el usuario puede visualizar en tiempo real lo que está sucediendo en su sistema de protección y ponerlo en marcha el sistema si lo considera (antes de que se active la temperatura de consigna). Esto aporta mayor tranquilidad y control sobre los cultivos, ya que es posible detectar cualquier anomalía o necesidad de ajuste de forma inmediata. Por tanto, gracias a este sistema de protección revolucionario, es posible garantizar un crecimiento y desarrollo óptimo de las plantas sometidas a temperaturas críticas.

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.