La Comunidad indígena en México se niega a recibir la vacuna contra el COVID-19

La comunidad indígena de San Juan Cancuc, una población del estado mexicano de Chiapas (sur), se niega a vacunarse contra el COVID-19 y asegura que gozan de un “cuerpo sano”. 

La mayoría de sus pobladores depositan su confianza en la herbolaria, una práctica que destaca las propiedades medicinales de algunas plantas y sus derivados, por lo que comúnmente utilizan hierbas como el eucalipto, la equinácea, la menta y el ginseng para curar o prevenir enfermedades respiratorias, tales como el resfriado común y la gripe. 

Esta costumbre ha sido utilizada desde tiempos inmemoriales. La fitoterapia, una rama que estudia el uso de plantas medicinales, confirma sus beneficios terapéuticos y su influencia en el fortalecimiento del sistema inmunológico. Sin embargo, este no sería el motivo por el que la comunidad rechaza ser parte del programa de vacunación. 

De hecho, el motivo por el que tomaron esta decisión se debe a los falsos rumores sobre la vacuna. Más de 24.000 personas de la comunidades decidieron no usar el antídoto contra el COVID-19, que ha causado una gran tasa de mortalidad en todo el mundo. 

El director de Protección Civil del municipio, Marcelino García, mencionó: “Es mala (…) la información porque (les hacen creer que) las vacunas traen enfermedades” y que si los inyectan les “va a pasar algo”. 

El alcalde de la población, José López López, envió una carta al departamento de salud de la zona para informar la decisión. En consecuencia, la resolución fue presentada a la Asamblea General para comentarios el 28 de enero, y se concluyó que la campaña de prevención no entrará en ninguna etapa.

El funcionario público afirmó que acordaron no vacunar de manera mayoritaria. “Llegó al derecho de que en San Juan Cancuc no se llevará a cabo la vacunación contra el COVID-19 en la etapa de aplicación para el adulto mayor y en ninguna otra etapa”, aseveró. “Solo dos personas voluntariamente quieren aplicarse la vacuna”, agregó. 

El programa de inmunización de México comenzó el 24 de diciembre y estaba inicialmente dirigido a los trabajadores de salud que participaban en la epidemia. Hasta el momento solo se ha utilizado la fórmula de la firma estadounidense-alemana Pfizer/BioNTech. 

El responsable de Protección Civil explicó que la decisión fue aprobada por 45 comunidades de la localidad de Madre del Sur.

Insistió en que hubo “rumores” que provocaron malos entendidos y se aseguró de mantener el coronavirus en esta localidad. Según informó la AFP, nadie en esta pequeña ciudad usa mascarillas o mantienen distancia en los mercados o eventos deportivos.

Aún así, García mencionó que todo está en calma. “Gracias a Dios hasta ahorita no hay pandemia, no hay ninguna persona que haya fallecido”, sostuvo. A la fecha, el gobierno mexicano ha reportado 3 casos de COVID-19 que no requieren hospitalización en la comunidad. 

García enfatizó que los pobladores de la etnia maya Tzeltal comen vegetales puros, pimientos y todo lo que cosechan en San Juan Cancuc, y eso les hace creer que “sus cuerpos están completamente sanos”. 

<

Comenta

Deja una respuesta

Tu mail no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.